viernes, 4 de abril de 2008

ELEPHANT (de Gus Van Sant)

Tenía poca o ninguna intención de ver este film basado en los hechos acontecidos hace unos años en el instituto Columbine, ya que los sucesos que en ella se describen, no son agradables de recordar ni de volver a visionar.

Pero al ver que estaba dirigida por Gus Van Sant, autor de películas como Todo por un sueño o El indomable Will Hunting y al leer la frase “Una visión diferente de la matanza de Columbine” plasmada en su cartel cinematográfico, me hizo suponer que seguramente este film tendría una visión diferente y algo nuevo que aportar respecto a aquella masacre de estudiantes acaecida el 20 de abril de 1999.

Lo cierto es que este film es una excelente y muy inteligente reconstrucción de la matanza del instituto Columbine. Se respira en ella una continua y enorme tensión en todas sus imágenes, desde el primer minuto hasta el último de la película. Además, el hecho de que se sepa de antemano lo que va ocurrir añade más angustia a la película ya que se desconfía de todos los personajes adolescentes que van apareciendo en ella y que nos va presentando su director.

Elephant contiene inmensos e intensos primeros planos, escenas filmadas a espaldas de los protagonistas cuando están charlando tranquilamente, o practicando deporte, o realizando cualquier otra actividad… La cámara se limita a observar a estos protagonistas adolescentes, les espía sigilosamente, es testigo silencioso de ellos. Su presencia se circunscribe a reflejarnos lo que pasaba en esos pasillos y aulas y esto hace incrementar la sensación de realismo.

Toda la película es muy objetiva y real. Nos presenta a los personajes sin más, sin hablarnos de sus vidas, sin crear lástima o compasión hacia ellos, sin entrar ni profundizar en la vida de ninguno de los adolescentes que aparecen el film.

No hay protagonistas principales ni actores estrellas o famosos porque ello desvirtuaría la atención de los espectadores y se perdería el fin de de película, es decir, el de hacernos ver sencillamente lo que se respiraba en los momentos previos a la tragedia, momentos de aparente calma para las futuras víctimas pero de continua angustia para los espectadores del film. No hay más pretensiones, sólo la de reflejar eso instantes previos.

Y esos momentos nos les muestra la cámara desde distintos planos, desde distintos personajes, desde diferentes puntos de vista… Pero todos en un mismo y único escenario, en el que se desencadenará la tragedia final. El montaje de este film es magistral, un experimento cinematográfico cuasi-documental con un resultado óptimo, muy bueno.

El director del film, Gus Van Sant, nos va presentando a los personajes con sus respectivos nombres pero no profundiza en sus vidas y les concede muy pocas palabras. En la primera media hora del film, no hay prácticamente conversaciones y las que hay son escasas en esencia y contenido. Los espectadores nos convertimos en observadores pasivos de los momentos previos que desencadenaron los desagradables hechos que fundamentan la película.

Son conversaciones normales, cotidianas, simples. Diálogos vulgares que mantenían los jóvenes que andaban con tranquilidad por los pasillos del instituto o que estaban en sus clases, o en grupo charlando apaciblemente y que sin previo aviso… se encontraron con la muerte de cara. Ese impacto repentino, ese inesperado imprevisto, ese momento…es el que busca el director, pero sin sentimentalismos. No quiere que sintamos lástima o compasión por las víctimas ni tampoco odio hacia los autores de la matanza. No, no lo quiere pero tampoco lo evita... Deja libertad de emociones y sentimientos al espectador, él sólo se limita a enseñarnos cómo ocurrieron los hechos y las vivencias previas de esto chavales adolescentes, tanto de las víctimas como de los autores. Se limita a contar los hechos sin más.

Gus Van Sant evita provocar posicionamientos de sentimientos facilones, prefiere que sea el propio espectador quien elija dónde quiere posicionarse. Esto es lo que hace diferente a esta película. No nos encariña con los personajes que nos va presentando. Esto sería lo fácil (y a lo que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de las películas). No nos cuenta sus vidas ni empatiza con ellos. No juega con los sentimientos de los espectadores.

Muy realista igualmente es su forma de contarnos los sucesos finales acaecidos. Gus Van Sant no nos ensordece ni acongoja con tiros, gritos, sangre y pánico. Presenta visualmente las escenas más duras del film de una forma casi metafórica, es decir, de una manera en la que juega más con la imaginación del espectador que con el realismo puro y duro de los hechos en sí acontecidos. Aunque no por ello resultan más agradables de contemplar, ya se sabe, a veces es peor “imaginar” que “ver”.

Como pequeña crítica, tan sólo comentar que quizás se echa de menos en la película algún matiz de planteamiento que explicara posibles causas de los sucesos ocurridos. Que hubiera esbozado posibles respuestas a la pregunta de qué se les pasaría por la cabeza a los autores de la matanza para tomar una decisión tan desproporcionada y fatal (pero a la vez tan meditada y planeada). Porque el film sólo nos cuenta las gestiones previas de los autores para adquirir armas por Internet y cómo planificaron con planos del instituto la escena del crimen, pero en ningún momento entra a valorar posibles causas por las que llegaron a hacerlo.

Sólo nos narra los pormenores previos a los hechos, sólo quiere mostrarnos lo que ocurrió, alejándose de emociones vinculantes y de preguntas sin respuesta. Como os digo, el film se limita a contarnos los hechos en sí, lo que ocurrió aquella trágica mañana pero sin recrearse en el morbo. Y esto de que no se juegue con los sentimientos del espectador para que no nos posicionemos con unos o con otros es de agradecer. Hacer lo contrario hubiera sido lo fácil.

La tensión se mantiene durante todo el film, no decae en ningún momento y esto es una genialidad por parte del director porque no olvidemos que nos está contando una historia basada en hechos reales de la que ya sabemos su final. Sin embargo no pierde fuerza ni intensidad.

Y en medio de toda esta atmósfera de tensión… suenan fragmentos de “Para Elisa” y otras sinfonías de piano de Beethoven... Creo que si os animáis a verla no os defraudará.

Acabo mi visión sobre esta película con un segmento que me gustó mucho contenido en la sinopsis que hace sobre esta película la web de La Butaca, Revista de Cine:

“Parece un día cualquiera… pero no lo es. Elephant nos sumerge en las vidas de varios alumnos de un instituto americano. Un día cualquiera con sus clases, el fútbol, los cotilleos y las relaciones sociales. El filme nos muestra las idas y venidas de los personajes desde un punto de vista que nos permite verlos tal y como son. Para cada alumno que conocemos, el instituto es una experiencia diferente: estimulante, traumática, solitaria, dura, agradable…”

Por cierto, tengo mucha curiosidad en saber la respuesta de una pregunta que os la formulo por si alguno de vosotros la sabéis y me lo podéis contar y es la siguiente:

¿Por qué este film se llamaría Elephant?

10 comentarios:

Amador Aranda dijo...

A mi me encantó esta peli, mucho, y el pero que tu le pones, yo, jeje, no se lo pongo. Tiene otra, creo que era anterior, Gery, no sé si se escribe asi. No estaba mal, aunque no era elephat, más bien un ensayo...en fin. Lo del nombre de la película, creo que se refiere a otra película, en la que se basa en algo...no lo recuerdo bien. Por cierto, que ahora estoy leyendo Pastoral Americana, y es un poco Columbine, pero...asusta, ya que todavían no habían pasados esos hecho...casualidades. Un saludo.

lucinda dijo...

Yo pienso como Amador, creo precisamente que por no explicar los motivos, por dejar ver que son adolescentes que no diferencian la ficción de la realidad y lo llevan al extremo de matar al puro estilo videojuego bélico, por mostrar unos personajes sin protagonistas, son chicos y chicas un día normal de sus vidas en el que dos de sus compañeros deciden llevar a la realidad uno de sus juegos...es por ello muy impactante la forma de contarlo.muy buena. peliguapa

Tere dijo...

Bueno yo como siempre te dire.........esta pelicula no la he visto jajajaja

Pero me paso a saludarte y a decirte que tu blog se esta quedando muy chulo eh,le ha spuesto muchos cosicas.Esta muy completito.

Ya me queda menos para ver la peli "bajo las estrellas" que tengo muchas ganas ya de verla,se me esta bajando jajaja

Un saludo!!!

Ricardo Baticón dijo...

Gracias por vuestros comentarios!

Amador y Lucinda... yo soy de vuestra opinión, me gusta así, que de pocas explicaciones y que no sienta compasión por los buenos y odio a los malos. Pero como es un experimento cinematográfico con estilo documentalista... pues digo yo que haber comentado por encima posibles causas a lo mejor no hubiera esta mal. Aunque lo cierto es que tampoco estoy convencido de ello, posiblemente sí... mejor así.

Hola Tere, gracias por pasarte a saludar!. Me alegro que te guste el diseño de mi blog, normalito y mejorable, pero bueno, poco a poco.

Cuando veas Bajo las Estrellas te vuelves a pasar y me dices qué te pareció. Yo creo que te va a gustar, es buena película (algo triste!)... pero muy chula, con buena historia.

Saludos!

Tere dijo...

Pues ya la tengo la peli.........solo me queda tener un ratito para verla que tengo muchas ganas,anda que como no me guste jajaja con las expectativas que llevo jajaja

Pues nada,en brve me paso a comentarte la peli.

Un saludico!!

@ngelito dijo...

Buena peli que cuenta la historia de lo ocurrido en Columbine. El director es bastante bueno, ya ha dejado huella en otras películas suyas. La verdad es que el documental "Bouling for columbine" si que impacta de verdad. Este Michael Moore, cada vez me sorprende mas. Tenéis que ver la última que hizo. SICKO, es buenísima.

Saludos

Ricardo Baticón dijo...

Es cierto que Bouling for Columibe impacta porque investiga profundamente la venta de armas en EEUU. Me apunto la recomendación de Sicko. Gracias.

@ngelito dijo...

Lo cierto es que todo lo que hace Michael Moore es buenísimo, y no deja de jugarse la vida en ello, ya que saca a la luz cosas que nadie se atrevería a mostrar. Me encanta este tipo, es la caña. Sigue así Michael, eres el mejor.

Saludos.

Anónimo dijo...

Saludos cordiales Ricardo, te habla una del concilio.

Primero decirte que he visto hace poco esta película, y que me gustó mucho, me han encantado tus comentarios, totalmente de acuerdo.

Y ahora, creo que nadie ha contado aún el por qué del titulo "Elephant"

Creo recordar que se referían a una historia sobre un elefante que ilustra los diferentes puntos de vista que podemos tener todos sobre una misma cosa. Os dejo aqui la historia a todos.

“Un sabio indio, estaba delante de una pared en la que había un agujero y decidió probar la inteligencia de los que pasaban por allá.
Pasó la primera persona y le invitó a meter la mano por el agujero y le preguntó si sabía lo que se ocultaba tras la pared. La persona le contestó, tras meter el brazo que lo que allí se escondía era un espada.
Pasó una segunda persona, y tras meter el brazo contestó, que era un abanico lo que había detrás de la pared.
La tercera persona, contestó convencida que lo que había tocado era otra pared.
Una cuarta, respondió que estaba absolutamente seguro que aquello era un tronco.
Por último, una quinta persona, señaló que estaba claro que lo que se escondía detrás de la pared era una serpiente.
El sabio les respondió , que ninguno de ellos tenía razón, que lo que se ocultaba detrás de la pared era un elefante.
La primera persona que contestó que aquello era una espada, había tocado un colmillo, la segunda, había tocado una oreja, y pensó que era un abanico, la tercera, tocó el cuerpo del elefante y pensó que era otra pared, la cuarta, al tocar una pata, pensó que era un tronco, y la quinta, pensó que era una serpiente cuando lo que tocó fue la trompa del elefante.

Ricardo Baticón dijo...

Hola amigo conciliero.
Me alegro que te hayan gustado los cometntarios de este artículo, y muchas gracias por la posible explicación de por qué se llamó Elephant... muy, muy interesante.

Después de escribir este post sobre elephant yo mismo investigué el por qué se llamó elephant y fíjate encontré otras 3 posibles explicaciones (una de ellas se acerca mucho a tu teoría). Éstas 3 son las siguientes, con sus fuentes:

1)En la web de Elcriticón se dice "que este título tan curioso hace referencia a que el tamaño de dicho animal puede ocultarnos la verdad. Pero esa no es exactamente la idea, sino que significa que la violencia es un hecho tan fácil de ignorar como un elefante en un salón"

En yahoo Argentina dicen dos usuarios que "Porque dicen que EE.UU. tiene un problema (el de la portación de armas) del tamaño de un Elefante y que no lo ven." y "Se llama Elephant como homenaje a una película inglesa del mismo títilo, de Alan Clark, sobre la violencia sectaria en Irlanda del Norte; Gus van Sant incluso usa técnicas en su película que Alan Clark usó en la suya." y una tercera persona de este pequeño foro opinaba "Una antigua leyenda,a 2 monjes se les vendan los ojos y se les deja palpar por un momento a un elefante, uno por el lado de la trompa y otro por la cola.Y después se le pregunto que han tocado y cada una dice una cosa diferente.Y la moraleja es que hay que ver los problemas desde lejos y entenderlos en su conjunto."

Y en una tercera página web, en Ciao!, encontré la siguiente intereasante opinión "¿Por qué se llama Elephant?, bueno, esto es una teoría propia. Los elefantes tienen una memoria prodigiosa, y cuando se vengan son realmente violentos. Si nos fijamos en la escena en que los dos asaltantes estás en el cuarto de uno de ellos, hay elefantes por la colcha y en un dibujo en un corcho. Así pues, ellos son los elefantes que recuerdan lo ocurrido."

Bueno, amigo conciliero, gracias por tu visita a este blog y cuando quieras volver por estos lares con tus interesantes comentarios, estás invitado.

Un saludo!