jueves, 17 de abril de 2008

EL LÁPIZ DEL CARPINTERO (de Antón Reixa)

Santiago de Compostela, 1936, poco antes del Golpe de Estado.

Así comienza esta película triste, intensa y cargada de sentimientos agridulces. Una historia de amor en tiempos difíciles para poder amar. Tiempos donde el futuro de cada persona dependía del bando al que pertenecía, al republicano o al falangista.

Personas que eran privadas de su libertad en cárceles deprimentes sólo por sus ideas y pensamientos... y todo ello con la tensión añadida de tener que soportar frecuentemente “visitas inesperadas” para invitarles a “dar un paseo” sin retorno... un viaje del que no regresar nunca más.

Imaginaros la tensión con la que está empapada esta película que es la que se vivía en esas cárceles gobernadas por la sinrazón y en las que muchos presos eran fusilados de manera clandestina e indiscriminada en aterradoras decisiones aleatorias.

Hay una escena en la película que puede tener aparente gracia… pero es todo lo contrario, está cargada de mucha ironía y tristeza. Es la que le sucede a un alto cargo del Gobierno en la cárcel donde está apresado Daniel Da Barca (Tristán Ulloa), se le cae su arma al suelo… y Daniel, testigo de la escena y en presencia de otras personas le dice:

“se le ha caído el corazón al suelo”

… muy irónica la frase porque en esos años tan oscuros para España ése debía ser el corazón que tenía las gentes de aquella época porque sino no se puede comprender cómo se produjo tanto horror y crueldad (en ambos bandos) siendo todos como eran hermanos, vecinos y amigos de un mismo país. Esta escena es muy representativa de la gran dureza de esta película.

Otra escena bonita para recordar, reflejo de compañerismo y solidaridad, es la que tiene lugar en medio de la celebración de una misa en la cárcel… Todos los presos comienzan a toser a la vez (guiados por Daniel Da Barca). Muy curiosa de ver.

Y qué decir de la escena donde los presos hermanados, todos reunidos en el patio, cantan de forma unilateral y con fuerza:

“Fue como un sueño, fue como un sueño… que nunca existió”

... Pone los pelos de punta. Muy emotiva la escena. Es una película que habla de valores tan bellos como el compañerismo, la amistad y la nobleza.

Daniel Da Barca (Tristán Ulloa) joven médico e intelectual republicano, es el personaje central de la película. Arrestado y encarcelado al estallar la Guerra Civil por sus ideas republicanas, giran alrededor de él todos los personajes principales de la película (la admiración-odio hacia él de Herbal, el amor incondicional que le demuestra Marisa, el odio radical que le tiene Zalo…).

En aquellos años, pésimos para el desarrollo de la cultura y de la sabiduría de las personas, era mejor pasar desapercibido y no tener ideas propias. No destacar en nada. Y el personaje de Daniel Da Barca, persona culta y médico de profesión, se resistía a formar parte de esta masa compuesta de personas “corrientes” y sumisas. Daniel, además de ser una persona “adelantada” a sus tiempos (en mítines se atreve a comenzar a defender los derechos de la mujer) es una persona fiel a sus ideas y creencias y será constante en preservarlas a lo largo de su vida.

Además, tiene un lado humano muy desarrollado de compañerismo y solidaridad con la gente que le rodea. Dispuesto siempre a ayudar, hace siempre todo lo que esté de su mano para intentar que la privación de libertad de sus compañeros de prisión sea más llevadera y menos dura de soportar. Hay una escena muy representativa que lo confirma y tiene lugar en el transcurso de una comida de la cárcel donde a uno de los presos le hace cerrar los ojos y con sus sutiles palabras le recita un menú exquisito consiguiendo evadir la mente de los presos presentes hacia placeres no imaginados. Durante unos minutos consiguió que sus mentes dejaran de estar recluidas y volaran hacia la libertad y la exquisitez de un buen menú culinario. Este compromiso y afán por ayudar a los demás le hacen popular entre sus compañeros.

La historia llega a su punto más crítico e intenso cuando Daniel Da Barca (Tristán Ulloa), entre rejas, dice estas duras palabras a su amada Marisa Mallo (María Adánez):

“No me gusta verte en estas cuatro paredes. Tengo bastante con ser un preso… no quiero ser también un carcelario. No quiero que vuelvas por aquí, ¿me harás ese favor?”. Marisa, no me escribas, no me visites, No quiero que vuelvas a entrar en una cárcel por mí. No sé cuánto tiempo seguiré aquí. Lo único que puede ayudarme aquí dentro es saber qué tú eres libre… y no lo serás mientras me sigas esperando. Esta va a ser la última vez que nos veamos. Por favor, vete y no vuelvas”

María Adánez, en su papel de hija de un oportunista reaccionario, está como siempre, muy convincente en su interpretación. María pone siempre mucho entusiasmo y realismo a sus personajes. Te olvidas de que está interpretando, es muy natural en sus registros interpretativos. Muy convincente y buena actriz. Su personaje, Marisa, lucha contra la intolerancia de su padre e intenta desesperadamente que su novio recupere la libertad.

El personaje de Luis Tósar, Herbal, una vez más con un papel que le va como anillo al dedo, es decir, un personaje oscuro, atormentado y con problemas. Luis hace una muy buena interpretación de un personaje confuso y complicado, con un conflicto interno de sentimientos. Su persone no es claro, no es transparente… ni incluso para saber su opinión verdadera sobre Daniel Da Barca… no se sebe si le admira, le envidia o le odia.

En su personaje se entremezclan distintos sentimientos, el odio con la pasión, la admiración con los celos y la obligación con la obsesión. Lo que da a entender a la gente es odio hacia Daniel Da Barca, pero en el fondo lo que esconde es una gran admiración y fascinación hacia su sabiduría, hacia su valentía … En el fondo es un gran insatisfecho fascinado por los conocimientos de Daniel, la belleza de Marisa y el amor que existe entre ambos... Admira lo que él nunca va a poder tener ni alcanzar.

Pero la interpretación que más me impresionó fue la que protagoniza Nancho Novo. El suyo es un papel secundario pero de los buenos, de los “secundarios” intensos y con peso que de vez en cuando nos regala el cine. Encarna a un personaje falangista con muy mal carácter. Un personaje con mucho odio y resentimiento interno… Su personaje, Zalo, interviene en varias duras escenas donde acongoja y a la vez sorprende al espectador por su dureza y gran fuerza que desprende, destacando su primera aparición en una taberna donde irrumpe bruscamente con malas formas una comida en la que se encontraban almorzando su mujer Beatriz (María Pujalte) con su cuñado (Luis Tosar). Y una segunda escena impactante a destacar es en la que protagoniza uno de los fusilamientos “libres” que se daban por aquellos años en algún descampado perdido de forma clandestina. Interpretación de carácter la de Nancho.

¿La sorpresa agradable de esta película?, sin duda la sencillez interpretativa de Anne Igartiburu. Aparece tímidamente al comienzo de la película (casi más como un cameo que como un personaje) dando vida a la Madre Izarne. Pero según va avanzando la película su personaje va adoptando tal importancia que acabará siendo un personaje de importante carisma para el desarrollo de la narración de los hechos. Anne, para ser “novata” en estos terrenos cinematográficos, no lo hace nada mal. Sorprende por la serenidad y sencillez que muestra en su interpretación.

Carlos Sobera cuenta igualmente con un pequeño papel al principio del film y aprueba con “buena nota” su gran voluntad interpretativa, aunque cierto es que Carlos ya contaba cierta experiencia, sobre todo en las tablas teatrales.

También intervienen Manuel Manquiña, Sergio Pazos… y una interpretación destacada de María Pujalte, como mujer de Zalo y hermana de Herbal, que por su actuación breve pero intensa fue candidata a los premios Goya del año 2003 como mejor interpretación femenina de reparto.

El lápiz del carpintero, rodada en Galicia, está dirigida por Antón Reixa y basada en una novela de Manuel Rivas. No es ésta el tipo de película ideal para pasar un rato entretenido y agradable ya que estamos ante una película fría, distante, gris, y dura, muy dura. Por eso para mí no tiene el calificativo de gran película porque soy de los que me gusta ver cine sobre todo para disfrutar y pasar un buen rato. Y lo cierto es que con esta película no se pasa un rato agradable… Hay que estar mentalmente preparado un poco antes de verla por su dureza contenida. Pero lo cierto es que lo que cuenta fue historia... por lo que mi recomendación es que os animéis a verla alguna vez.

“Fue como un sueño, fue como un sueño… que nunca existió”

¿Qué tal andan vuestros sueños?

12 comentarios:

Ana dijo...

La peli pinta de ser dura, y es que basandose en estos temas no puede ser de otra forma. La apuntare en mi agendilla de pelis.
Siempre encuentras algo interesante para comentar.
Un saludo y feliz fin de semana.

Lola dijo...

Lo de Antón Reixa es curioso. Ha firmado los videoclips de muchos grupos españoles, y la verdad es que de un relato tan bello de Manuel Rivas, le salío a Reixa una película poética, María Adánez está espléndida, como Tristán Ulloa y bien dices, Ricardo, Nancho Novo, vocalista de Los castigados sin postre, su grupo, que digo yo que actuarán mucho porque es difícil ver a Nancho en alguna película actual.
A lo que iba, que es deliciosa la película y bueno, la Igartiburu muy sobreactuada, pero, merece la pena ver esta historia tan cruda.
Saludos.

@ngelito dijo...

Yo he vito esta película y tengo que decir que me pareció muy buena, me encanta como trabaja Luis Tósar y Tristán Ulloa en esta peli está muy acertado con su papel Además de tener un buen guión, la película logra mantenernos atentos en todo momento.

Saludos.

Tere dijo...

Estoy casi apunto de ver la pelicula de "son de mar",que la pusiste aqui hace poco en tu blog.Y como es española.......pues dije hay que verla!! que tiene buena pinta,asique nada cuando la vea pues ya te dire lo que me parece.

Un saludico!!!

Ricardo Baticón dijo...

Hola a tod@s,

Ana, sí que es cierto que tratando el tema que trata, de esa época tan oscura... tiene que ser dura casi por narices. Pero te recomiendo que te la apuntes en tu agenda para que algún día la veas, es una película bonita.

Lola, pues sí, un peli poética y chula dirigió Antón Reixa. Y tienes razón, no se le ve mucho por el cine a Nancho Novo (tendrá que repescarle Julio Medem).

Tere, como creo que ya te dije un día... Son de Mar es una peli que lo siento... pero no puedo ser objetivo porque me gusta "demasiao" y posiblemente a tí no te guste tanto o te descepcione pero yo a esta peli de Bigas Luna la tengo en un escalón superio... Son de Mar sí que es pura poesía.

@ngelito, es cierto que esta peli nos mantiene atentos y sin pestañear durante todo el tiempo... Luis Tosar está muy bien aunque no cambia su cara de "amargado" durante toda la peli. Su personaje es un gran insatisfecho.

SALUDOS!!!

Adela Fernández dijo...

Esta peli no la he visto, pero después de leer tu reseña, espero alquilarla pronto. Me recuerda un poco a La lengua de las mariposas, que me encantó

Ricardo Baticón dijo...

Hola Adela,

gracias por pasarte de nuevo por este territorio cinéfilo.

Sí te recomiendo ver esta peli pero ya te aviso que no tiene que ver mucho con La lengua de las mariposas... es más... me quedo con bastante diferencia con La lengua de las mariposas que es dulce y tierna desde el primer instante y que sólo con ver actuar a Fernando Fernan Gómez merecel la pena verla.... llena la película él sólo. Un saludo!

´lucinda dijo...

en esta peli, por primera vez me gustó Tristán Ulloa, mira que me cae bién, así modosito y tal, pero luego sus personajes me dejan indiferente, este sin embargo me pareció muy bien interpretado, y le dió mucho temple , valentía y a la vez ternura...

Ricardo Baticón dijo...

A mí me ha ocurrido también con algunas de los personajes interpretados por Tristán Ulloa... que no me acaban de convencer. Sé que es buen actor pero a veces creo que le falta fuerza. Pero también es cierto que creo que peli a peli va mejorando considerablemente porque en El lápiz del carpintero está bastante bien y recientemente le he visto en Mataharis y también me gustó mucho su actuación.

Gracias y un saludo!

vix! dijo...

La peli a mi me la vendieron recomendadísima y me pareció un peñazo en toda regla. Sin chicha ni limoná... una historia bastante irrelevante y que obtiene poca implicación del espectador.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Vix

bueno, a mi aburrida-aburrida no me pareció, y tiene cosas buenas, pero sí estoy de acuerdo más en lo de "sin chicha ni limoná" más que nada porque no deja de ser una película "más" del panorama cinematográfico español. Vamos, que no creo que quede en el recuerdo para la historia. Un saludo!

Luciano Sívori dijo...

Hola!! Excelente nota. "El lápiz del carpintero" es una obra que recuerdo con cariño.

Quizás no sea la novela más amena del mundo, pero aporta una temática fascinante ("el dolor fantasma") y nos enseña que ni siquiera en las situaciones más desesperanzadoras, desaparecen el amor y la ilusión.

Te invito a leer mi nota y comentarla!!

http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/03/el-lapiz-del-carpintero-novela-1998.html


Seguime en:

https://www.facebook.com/sivoriluciano


Saludos!!

Luciano