miércoles, 9 de abril de 2008

DÍAS DE CINE (de David Serrano)

Es una película que, en líneas generales, no se la puede catalogar como “buena película” (al menos a mí no me ha entusiasmado) aunque reconozco que tiene momentos curiosos de ver y que hay en ella una buena voluntad de entretener… pero en mi opinión falla la realización en su conjunto.

La historia se centra en el año 1977, a comienzos de la Transición Española. Son tiempos en los que se vuelve a recuperar tímidamente la libertad. Años en los que la censura en el cine comienza a desaparecer, tiempos inciertos e indefinidos para la cultura. Cinematográficamente las cosas no estaban nada claras, había mucha confusión, poca creación artística y mucho deseo de recuperar “de golpe” el tiempo perdido y la libertad de expresión privada durante los años anteriores. ¿Resultado?... producción de películas de poca o nula calidad.

Y esta película habla de todo esa época incierta y confusa para la cultura donde se sucedieron hechos tan importantes para el futuro de la libertad artística como fue el fin de la censura. Comenzaba un periodo de creación cinematográfica donde lo prioritario era entretener al público más allá de realizar un producto de calidad.

Es la época del destape y de la producción de películas con guiones vacíos donde las buenas historias brillaban por su ausencia. Primaba el entretenimiento, las risas, lo absurdo… y esta película es un homenaje a toda esa época caracterizada sobre todo por la realización de un cine con poca calidad artística pero que gozó de éxito en su momento y que con posterioridad ha obtenido un reconocimiento en la historia del cine español.

La película cuenta con un buen comienzo y tiene una primera hora original, llena de buenas intenciones, donde logra entretener y captar la atención del espectador… Pero según va avanzando la película, el guión comienza a fallar por todos los lados y la historia se sumerge en un caos cinematográfico, perdiendo interés e intensidad y alcanzando cuotas que rozan el hastío.

Como os cuento, Días de cine, en líneas generales, no me gustó porque tiene ciertas carencias que la convierten en una película aburrida y “sin gancho” pero también os digo que, aunque sólo sea por revivir aquellos años en los que moría la censura y nacía de nuevo la libertad de expresión cultural, pues merece la pena verla.

Aún así, Días de cine, cuenta con momentos interesantes, con un buen reparto de actores y con excelentes interpretaciones.

Destacaría en primer lugar a un Alberto San Juan que borda su papel de Federico Solá, un director novel lleno de entusiasmo y con una idea muy clara: la de rodar una película de denuncia social. Pero según va avanzando la película ve cómo se va derrumbando esa idea tan sólida que defendía y esto le va minando su carácter y personalidad. Va perdiendo la ingenuidad y el entusiasmo que le caracterizaban. Alberto San Juan, una vez más, da vida a un personaje de una manera tan natural y creíble como él sólo sabe hacerlo. Personaje que interpreta, personaje que te crees desde el primer instante. Muy buen actor adiestrado en las complicadas tablas del teatro (con Animalario) y premiado con el Goya 2008 por su excelente interpretación en Bajo las Estrellas junto a la gran… ¡grandísima actriz Emma Suárez! (bueno, creo que casi no se me ha notado que soy admirador de Emma Suárez).

“¡En mi película no canta ni Dios!”

Una interpretación femenina de gran talento es la que nos brinda Nathalie Poza personificando a una actriz llamada Silvia Conde, antigua niña prodigio del cine español (al estilo Marisol) y que con posteridad continúo disfrutando de la gloria como folclórica famosa en tiempos del franquismo… pero que no atraviesa por uno de sus mejores momentos. Es una folclórica venida a menos. Muy buena interpretación la de Natalie Poza en la que se entremezclan registros llenos de entusiasmo y alegría junto con otros de intensa tristeza y llanto. Su personaje está en continua fusión de sentimientos y altibajos.

Doce cascabeles lleva mi caballo… Por la carretera…”

El film tiene otros personajes secundarios más esperpénticos como son el de Benito Magallanes (Javier Gutiérrez), con vocación de actor pero con escaso talento para ello y que goza de una escena inicial muy graciosa en su debut cinematográfico donde se traba para decir tan sólo la única frase que requiere su papel, Mañana empezamos la huelga. O el personaje de Marcial Pérez Bustamante, interpretado por Andrés Lima, encarnando a un censor radical de la época franquista con las ideas pocas claras y con una afición “muy anti-censorina”, vamos, la contradicción en persona.

Pero la mejor interpretación de la película viene de la mano del genial Miguel Rellán, uno de los mejores actores que goza el actual panorama del cine español. Su papel es una lección interpretativa de principio a fin. Encarna a un productor jeta, mentiroso y caradura que vivió momentos de gloria pero que, como le ocurre al resto de personajes de la película, no pasa por sus mejores momentos. Vive de sus años dorados del pasado (en los que produjo más de 40 películas) y esto le permite tener ciertas exigencias hacia Federico Solá, su Director novato. Es genial cómo va convenciendo a cada una de las personas que necesita para que la película llegue a buen puerto (capaz de vender a su madre si hiciera falta… con tal de conseguir su objetivo). Su interpretación, sin duda es lo mejor de la película.

Como podéis ver, es una película que cuenta con buenos actores e interpretaciones y con un extenso plantel de actores secundarios como son, entre otros, Roberto Álamo, Malena Alterio, Diego Martín, Luis Bermejo o Fernando Tejero, dando vida a Fino, el manager-asesor de imagen que cuida de Silvia Conde con una interpretación simpática pero llena de fuerza y de carácter.

Días de cine está dirigida por David Serrano (del cual, buscando información me topé con su blog) y ésta es su segunda experiencia detrás de las cámaras después de hacernos reír con la comedia Días de fútbol.

Esta película no deja de ser una historia sobre perdedores… perdones pero a la vez de grandes luchadores que intentan sobrevivir en años de escasa actividad económica. Son personajes llenos de orgullo propio, convencidos de que se valen y bastan por sí solos… aunque la realidad les demuestra lo contrario. Se necesitan los unos a los otros si quieren conseguir su sueño. Como reza la sinopsis que aparece en su edición de dvd:

“Todos verán en la película su última oportunidad para engancharse al tren de la fama, para cumplir sus sueños de gloria. Poco o nada les importarán las ideas de los demás… convirtiéndose el rodaje en un caos que se parecerá más al camarote de los Hermanos Marx que a cualquier otra cosa”

De esta época de la Transición Española, ¿alguna película que recordéis especialmente?

9 comentarios:

lucinda dijo...

de acuerdo contigo que lo más destacable son las excelentes interpretaciones de cada uno de los actores y actrices, que aún así, no salvan la pelicula de que sea una caótica y desternillante comedia venida a menos

Ana dijo...

Es una de las pelis que tengo pendientes en la libretilla para ver. Despues de tu entrada me lo pensare, aunque supongo que si, que la vere, como tu bien dices, hay buenos actores.
Un saludo!

Lola dijo...

Este David Serrano tuvo buen ojo fichando a Natalie Poza, que en la serie Policías, bordó el papel de poli obsesiva. Y Alberto San Juan, pedazo de actor como siempre.Película para comer palomitas muy entretenida.
Un abrazo, Ricardo.

Tere dijo...

Bueno,por fin ya he visto la peli "Bajo las Estrellas" yujuuuuuuuu jajaja

Sincereamente me esperaba otra cosa......pero no me ha disgustado la pelicula del todo.Esta entretenida.Lo mas bonito es la relacion de la niña con Alberto san juan,sin duda.Y bueno tambien tiene un toke de humor ,leve,pero lo tiene.
Ademas se ve el ambiente de los pueblos,el que diran,el tema de la muerte,el amor en varios sentidos,en fin es una pelicula que no tiene desperdicio.
A mi este actor "Alberto San Juan" me gusta mucho,sobre todo desde que le vi en " Los dos lados de cama".

Asique nada,que me pasaba para comentarte lo de la pelicula jaja

Ricardo Baticón dijo...

Lucinda, comparto contigo que es una comedia venida a menos. Es cierto... comienza muy bien... pero va perdiendo fuerza y gas poco a poco.

Lola, sí es cierto que aunque a mi en líneas generales no me gustó mucho... pero para pasar una tarde entretenida comiendo palomitas... pues sí, sí que es para ello.

Sí, Ana, anímate a verla y más si te gusta el cine español. No es una peli para recordar para la eternidad... pero sí digna de ver al menos para disfrutar de algunas de las interpretaciones.

Tere, estoy contigo. Bajo las Estrellas es una buena película pero deja un sabor agridulce. No queda buen cuerpo. Pero bueno, tiene cosas como dices la relación de Alberto San Juán con la niña, la relación con su hermano... y por su puesto... la corta pero intensa interpretación de Emma Suarez!! (pero bueno, en esto no soy objetivo)

Gracias por vuestros comentarios!

La Creadora dijo...

Uhm esta no la he visto de hecho hace tiempo q no veo peliculas.... vaya racha jejeje.

Saludos

Ricardo Baticón dijo...

Pues nada, Creadora... si algún día te animas a verla... aquí tienes un lugar para contarnos qué te pareció!.

Gracias por tu visita a esta humilde morada!

o dijo...

Dices: "guión comienza a fallar por todos los lados y la historia se sumerge en un caos cinematográfico, perdiendo interés e intensidad y alcanzando cuotas que rozan el hastío", esta y otras aseveraciones parecidas deberían ir basadas en algo.
¿Porqué crees que falla el guión? A mí me parece realmente bueno. Se presenta rápidamente el conflicto, los giros van in crescendo, la historia es rica tanto en comedia como en drama, las subtramas refuerzan la idea principal y los personajes están llenos de matices y evolucionan hasta un final coherente, pasando por todos los estados necesarios y posibles para la historia.
No sé, me parece bien que des tu opinión, pero no es una opinión profesional, asi que no utilices términos que no sabes defender.
Además, se rozan, se alcanzan o se superan "cotas", no "cuotas".
Un saludo

RICARDO BATICÓN dijo...

Hola o,

Antes de nada, bienvenido a este foro cinéfilo y muchísimas gracias por molestarte en expresar tu opinión. De verdad, te agradezco mucho tu comentario porque el cine también es eso, no? Tener distintos puntos de vista y discutir sobre ello.

¿Qué por qué creo que falla el guión?... porque la historia comienza bien (rica en comedia y drama como bien dices) pero según va avanzando la historia se vuelve un tanto surrealista, empiezan a sucederse escenas extrañas, se entremezclan escenas al estilo musicales, los personajes pierden el rumbo… Aunque los actores mantienen sus calidad interpretativa sin embargo sus personajes… pierden fuerza.

No sé, creo que como aficionado (no como profesional como me imagino que lo serás tú, si no eres el propio guionista o director) creo que tengo derecho a expresar mi opinión libremente con los términos que mi lengua materna me concede y que además están a mi disposición para ser utilizados cuando yo quiera… y que en este caso se resumen en que… me aburrí. Como aficionado de cine (y poco entendedor de tecnicismos profesionales sobre guiones) sólo se eso, que me aburrí, por lo que como aficionado tengo que deducir que no es buen guión, no me atrapó su historia. Me entretuvo los primeros 30-40 minutos pero luego ya no me arrancó ni una sonrisa ni mucho menos una carcajada y quizás fue ese mi error, que esperaba pasármelo igual de bien como en Días de Fútbol o como en El otro lado de la cama… Pero ya te digo sólo es mi opinión, que me imagino que debe ser tan respetable como lo es, por supuesto, la tuya de que te “parece realmente bueno”.

Un saludo, y reitero mi agradecimiento por tu comentario. Muchas gracias.