domingo, 30 de marzo de 2008

LA VENGANZA DE LOS SITH (de George Lucas)

"Siento un gran temor en ti, Skywalker. Posees odio. Posees furia. Pero no los usas"

Cada vez que vuelvo a ver la trilogía moderna de Star Wars llego a la misma conclusión: el Episodio III, La venganza de los Sith es el mejor de los tres episodios que componen esta saga más reciente de Star Wars. Es la más seria, la más oscura, la más “Star Wars” y quizás la más entretenida, interesante e intensa.

"Así es como muere la libertad: con un estruendoso aplauso"

Desde que George Lucas decidió a finales de los años 90 del siglo pasado hacer tres nuevas películas sobre este mundo galáctico apasionante de Star Wars había gran expectación y sobre todo curiosidad por ver cómo se las iba a ingeniar para contar visualmente (y sin defraudar) ciertos hechos muy importantes y necesarios de contar para poder enlazar perfectamente los sucesos acontecidos en las dos sagas, los de la la saga original con los de la más moderna.

Pues bien, en mi opinión, George Lucas ha conseguido fundir perfectamente estas dos sagas y el Episodio III, La Venganza de los Sith, ha sido la clave para conseguir satisfactoriamente esta unión. Con este Episodio III, Lucas ha conseguido contar visualmente de una manera bastante correcta estos acontecimientos tan importantes y que durante tantos años los aficionados y fieles seguidores de Star Wars se habían estado imaginado para deleite de sus mentes Lucasianas.

"El bien es sólo un punto de vista, Anakin. Y el concepto jedi del bien no es el único válido... Un jedi obtiene poder mediante la compresión, y un sith obtiene compresión mediante el poder"

Hay detalles de esta película que son de excelente calidad, y personajes nuevos que son una gozada, como es, por ejemplo, el general Grievous, una maravilla de ingenio e inventiva. Con sus cuatro espadas láser, educado con enseñanzas Jedi pero sólido miembro de la Orden de los Señores Oscuros de los Sith. Su voz me parece todo un acierto para dar fuerza y carácter al personaje, potente y destructiva (una vez más, os la recomiendo verla en v.o. para poderla apreciar en toda su dimensión).

"Los jedi temen tanto el lado oscuro que se aíslan del aspecto más importante de la vida: la pasión. Pasión del tipo que sea. Ni siquiera se permiten amar. Por eso los sith son más poderosos: no tienen miedo a sentir"

También es espectacular el planeta Utapau (a donde llega Obi-Wan Kenobi con su nave para reponer energía) y el personaje que le recibe cordialmente, Tion Medon, un extraño tipo diseñado con la cara a mil rayas (como esos pantalones que se llevaban hace mil años, bueno, no tantos).

"Todos los que tienen poder temen perderlo"

Y muchos más detalles positivos destacaría (como la de conocer Kashyyyk, el planeta natal de Chewbacca) pero lo cierto es que también hay detalles que no me acaban de convencer del todo. Por ejemplo, en el mismo planeta citado de Utapau, yo me pregunto, ¿qué hace Obi-Wan Kenobi montado “a caballo” sobre una especie de lagarto-león-perro-dinosaurio-dragón persiguiendo al general Grievous que, por el contrario, se escapa en un vehículo hiper futurista y muy sofisticado? ... ¿..?. …¿No es un poco desproporcionada y poco equilibrada esta persecución?... ¿…?. Además Obi-Wan Kenobi se mueve por este planeta con esta especie de reptil peculiar de una manera tan sigilosa como si condujera un coche de última tecnología, todo silencioso. Y claro, no es un coche de James Bond lo que conduce sino que está montado sobre una especie dragón-dinosarurio algo aparatoso, vamos, que no pasa muy desapercibido y discreto por el planeta de Utapau.

Pero bueno, tampoco hay que darlo mucho más vueltas, como dije en mis dos entradas anteriores sobre Star Wars, a las películas de Star Wars las coges o las dejas. O no te gustan nada o las aceptas tal como son (y esto conlleva en ocasiones aceptar ciertas “incoherencias infantiloides”).

"Cuanto mayor es el orgullo, mayor es la caída"

Igualmente, para mi gusto, sobran minutos en la lucha final de Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor) con su aprendiz Anakin Skywalker (Hayden Christensen)… El escenario volcánico del planeta de Mustafar, elegido para esta lucha, tan rojizo y anaranjado, estéticamente favorece a la escena pero que a su vez produce tal sensación de agotamiento visual que provoca que el espectador esté deseando que uno de los dos se caiga y se sumerja en llamas bajo ese río de lava… porque la escena se hace muy larga.

“¡Eras el Elegido! Se decía que acabarías con los Sith, no que te unirías a ellos. Que traerías el equilibrio a la Fuerza, no que la dejarías en la oscuridad. Eres mi hermano, Anakin. Te quería pero ya no puedo salvarte”

Pero lo que más de mal humor me pone de esta película es el hecho de que George Lucas dedica más de quince minutos para describirnos visualmente esta lucha final entre Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi pero que, en cambio, dedica muy poco tiempo a sucesos que son de vital importancia para entender globalmente la saga completa. La sensación que se tiene después de visionar la película es que estos sucesos se narran de una manera acelerada y no con un ritmo más pausado y lento que requerían estas escenas tan importantes para la historia de Star Wars.

Me refiero a los hechos que se desencadenan al final de película, sucesos éstos que los fans llevaban más de veinte años imaginando en sus mentes galácticas y que seguramente les hubiera gustado disfrutar con más detenimiento. George Lucas liquida en diez minutos la muerte de Padmé (Natalie Potman), el nacimiento de Leia y Luke y el “nacimiento” del nuevo Anakin Skywalker, es decir, Darth Vader, siendo ésta una de las escenas más esperadas y deseadas de ver en la historia del cine moderno, el ver por primera vez a Anakin Skywalker como Darth Vader con el casco más famoso del cine!

"Si no tenéis objeción, quisiera llevarme a Leia a Alderaan y criarla como si fuera nuestra hija”

Creo que a los fans y fieles seguidores de Star Wars les hubiera gustado que se hubieran contado con más detalle y con un ritmo más lento estos acontecimientos tan importantes, pero bueno, se tendrán que conformar con pasarla una y otra vez en sus reproductores de dvd o esperar unos añitos a que el señor Lucas saque una versión extensa y ampliada de la película y así poder disfrutar de estos acontecimientos con más metraje (y detalle).

"Aléjate de las mentiras de los jedi y sigue la verdad de tu ser. Déjalos. Únete a mí en el camino del poder verdadero. Sé mi amigo, Anakin. Se mi estudiante. Mi aprendiz. Mi hijo”

Por cierto, una última curiosidad. Me hace mucha gracia cuando el Canciller Palpatine luchando y emitiendo rayos contra el Maestro Windu queda desfigurado y desde ese momento se descubre ante Anakin como el verdadero Lord Sith… ¿Pero alguien aunque no sea un gran seguidor de Star Wars había tenido alguna mínima duda sobre ello? Me refiero a que cuando aparece en las otras películas con el poncho en plan fraile (pero a lo negro) ¡tiene la misma barbilla y perfil de cara que Lord Sith!... Vamos, que los Jedi obtendrán mucha Fuerza de la naturaleza pero a la vez heredan poca agudeza visual de ella porque una visita por el oftalmólogo no les vendría mal.

"¿Usted es un señor del Sith?"

"¿De verdad? En el supuesto de que lo fuera, eso no es ningún delito. Mis opiniones filosóficas son un asunto personal"


Pero bueno, quitando estas pequeñas minucias comentadas (pelillos a la mar!), creo que en líneas generales La Venganza de los Sith es una gozada de película. Es una lección de cómo hacer cine de puro entretenimiento y cómo convertirlo en un espectáculo visual… Y que disfrutar de la conversión de Anakin al lado oscuro de la fuerza… no tiene precio.

"A partir de este día, la verdad de tu ser, aprendiz mío, será, ahora y siempre, Darth… Vader”

Ah, y una vez más, la música de John Williams es esencial en toda la saga pero más si cabe aún en esta película. Todo un verdadero maestro.

Por cierto, vosotros, ¿con qué lado simpatizáis más?... ¿Con el de los Jedis o con el de la Orden de los Señores Oscuros de los Sith?

5 comentarios:

Lola dijo...

Hola Ricardo.
Esta es la única de Star Wars que he visto en el cine. Muy interesante la lucha entre el bien y el mal, y comprobar que Ewan McGregor y Hayden Cristensen aunque no tengan química actuando, el resultado es genial.
La escena de la lava, cuando asistimos al nacimiento de Darth Wader...qué pasada.
Resumiendo, Ricardo, Star Wars es un género propio dentro de la cinematografía moderna.
Y me gusta Yoda, su forma de hablar es desternillante. Todo un jedi el simpático Yoda.

Ana dijo...

jope, a lo mejor el bicho que lleva obi-Wan tiene almuadillas igual que los gatos y por eso es tan sigiloso para moverse.. je,je..
Muy buen comentario de la tercera de la saga, y bueno, yo simpatizo mas con los jedy y la parte buena de la fuerza..
Un saludo!

Ricardo Baticón dijo...

Lola, yo he visto toda la saga moderna en el cine... de la saga clásica, ninguna, una pena. Había rumores de que a lo mejor Lucas las volvía a llevar a las pantallas de cine pero en formato 3-D, sería interesante!.

Lo cierto es que son películas para disfrutar en el cine con pantalla gigante, con un buen sonido para disfrutar del sonido alucinante THX de Lucas.

Ana, me alegro que te haya gustado mi comentario sobre esta tercera y última entrega de la saga moderna... espero no haberte defraudado!

Gracias por vuestro seguimiento!

fernando dijo...

Sin duda, las películas de los 80 son mejor que éstas, pero eso no quiere decir que éstas sean malas. Un abrazo.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Fernando... Yo seré de los pocos seguidores que me gustan por igual las nuevas que las antiguas... y te digo por qué... porque he sido un reciente descubridor de la saga, incluso me empezaron a gustar la saga clásica gracias a La Amenaza Fantasma, PERO sí, lo que tu comentas lo piensa el 90% de sus seguidores más fieles.

Un saludo.