domingo, 23 de diciembre de 2007

REMAKE (de Roger Gual)

Cuando se estrenó esta peli en la cartelera yo, si soy sincero, ni me enteré…hay pelis españolas que pasan sin pena ni gloria por la cartelera pero que sin embargo son pequeñas joyitas. Tampoco es el caso de ésta, vamos que no es nada de otro mundo, pero no deja de ser curiosa para comentar.

En principio cuenta con una selección de actores que es una invitación a verla sin más…Juan Diego, Silvia Munt, Eusebio Poncela, Marta Etura…y lo cierto es que las interpretaciones son cojonudas…y la historia…la historia comienza muy bien pero empieza a desinflarse según va avanzando la peli.

Me hace mucha gracia que en la carátula de la peli aparece la frase “La primera mitad de la vida nos la estropean los padres. La segunda mitad, los hijos”…y luego no tiene que ver mucho con lo que va la peli, pero bueno, el hecho es que a mí esa frase me convenció para decidirme a verla. (Si hacéis clic sobre la imagen de la carátula podéis verla en más grande y comprobarlo vosotros mismos). Y digo que luego no tiene mucho que ver…o sí…un poco. Me explico, la peli cuenta los rollos mentales de amigos que hace mucho tiempo que no se ven y lo hacen en el mismo lugar que lo solían hacer cuando eran jóvenes…y hippies…y ahora…se llevan a sus hijos ya veinteñeros. Vamos, un cóctel molotov…porque ya ni son hippies, ni jóvenes…ni tienen ninguna afinidad…y yo diría que ya no son ni amigos. Y es una competición a ver quién gana en darse puñaladas sobre las penas y desgracias que a cada uno le ha deparado la vida.

Es como un rebaño de adultos que intentan en un fin de semana reencontrarse con su juventud y vivencias con sus antiguos amigos y con lo único que se encuentran es con unos desconocidos que no paran de lanzarse reproches entre sí. Y si entre ellos no se valían para tocarse la moral pues llevan a sus “encantadores hijos" que son más raros que unos perros verdes. Éstos entre sí también se suponían que eran amigos de niños…y en cierta manera así sigue siendo aunque habían perdido totalmente el contacto entre ellos, sin embargo al menos ellos disfrutan del fin de semana y se convierten en dos días los niños traviesos que fueron. Para controlarles un poco, uno de ellos lleva a su encantadora novia (Marta Etura) que es la única que pone una nota de cordura (con un toque de listilla) a toda esta cuadrilla de adolescentes no madurados.

En la panda de los adultos quien pone la nota de cordura es el personaje que interpreta Eusebio Poncela (de lo mejorcito que tenemos en este país y creo yo que no ha sido lo suficientemente reconocido…lo visteis en Martín Hache…se puede interpretar mejor?...lo bordó, sin palabras).

Pues eso, que el film de ser una cinta que prometía pasar dos horas entretenidas pues acaba convirtiéndose en una recopilación de paranoias adultas…y paranoias y reproches padres-hijos como el que protagonizan Juan Diego con su hijo…(yo para que me salga un hijo así de majo y agradecido…casi no le voy a tener…por si las moscas!...la ONU nos tendrían que premiar por no traer estos personajes al mundo).

Para poner la guinda a esta película tan “dulce”, no falta tampoco una conversación-lanza-puñales entre supuestamente “dos amigas de toda la vida) (Silvia Munt vs Mercedes Morán).

Lo mejor…el entorno donde se rueda la peli incluida la casona rural donde se desarrolla la trama…y Marta Etura, por supuesto.