lunes, 17 de diciembre de 2007

MALAS TEMPORADAS (de Manuel Martín Cuenca)

Ni fu ni fa. Ni blanco y negro. No me ha gustado esta peli. Pesimista desde el primer minuto, los protagonistas no esbozan un sonrisa en sus casi dos horas de duración.

Estoy de acuerdo que es la cruda realidad, que la vida es así de jodida. Pues por eso mismo…ya que la vida es así de jodida, el cine llegó a nuestras vidas para sobrellevar mejor esta realidad. Para olvidarme durante dos horas de las injusticias sociales y miserias que hay en el mundo, prefiero viajar por galaxias, pasar miedo con orcos, buscar arcas perdidas, saltar El Muro y ver otro mundo…Ojo, no me estoy cargando de un plumazo el cine social. Claro que tiene que existir este cine para denunciar las justicias pero creo que aún así siempre se puede hacer desde un punto de vista más irónico y optimista que tan realista como es el caso de Malas Temporadas.

Esta peli me ha parecido más un programa de Callejeros o de Vidas Anónimas que una película, vamos que los personajes tienen unas vidas más de documentales que de cine.

Hay que ser justos y decir que las interpretaciones son muy buenas, grandes actores. Tenemos un Javier Cámara haciendo un personaje que acaba de pasar 5 años en la cárcel y su cuerpo ya está fuera pero su mente aún permanece ahí dentro y no consigue borrarse de su mente ciertos recuerdos. Una vez más Javier Cámara nos demuestra que es un actor camaleónico, puede hace cualquier tipo de papel desde el más patoso o payaso a lo más serio (enfermero en Hable con ella ) de la manera más creíble que puede interpretarse. Te crees todos sus papeles. De lo mejor.

Tenemos una magistral Nathalie Poza que borda su papel de asistente social…un trabajo que la acaba superando. Una vez más, la realidad supera a la ficción. A una buena amiga mía, la acabó igualmente superando su trabajo de trabajo social y hoy en día se está formando en temas de energía solar, es decir, en algo que no estén en juego los sentimientos de las personas, y es que trabajar con los sentimientos, desgracias y miserias humanas, amigos míos, no es lo mismo que trabaja haciendo coches móviles o piezas para avión. Soy de los que pienso que no hay sueldo en el mundo para pagar a la gente que trabaja para y por los demás. Es decir, los médicos, enfermeras, asistentes sociales…Ya que no creo que tenga que ser muy fácil desconectar cuando llegan a sus casas…todos tenemos corazón y sentimientos y tiene que ser duro este tipo de trabajos…y vocacional, por supuesto.

Y por citar a una tercera interpretación muy buena de esta película (aunque los secundarios también son muy buenos) es la de Leonor Watling, la polifacética Leonor, que además en este caso su personaje se parece mucho a su personaje en la vida real, ya que hace de cantante (como es ella con su grupo actual ). Pero claro…si sale en esta peli es porque tiene que ser un personaje desgraciado porque si la fuera de puta madre con sus discos no sería personaje para esta peli. ¿Y qué la pasa?...que por accidente está en silla de ruedas y encima anda mal de amores (o bien, depende como se vea)…pero bueno, lo que está claro que no se ve 1000% correspondida (o sí, depende como se vea igualmente).

En fin, qué complicada es la vida y qué mal rollo trasmite esta peli. Voy a ver si me veo “Yo hice a Roque III” y me echo unas risas.

1 comentario:

Alex dijo...

A mí esta película me pareció buena pero la falta algo...no sé, quizás algo de ritmo. Javier Cámara está que se sale, como siempre.