viernes, 21 de diciembre de 2007

EL MÉTODO (de Marcelo Piñeyro)

Como buen amante que soy del cine hecho aquí, volvía a ver recientemente la película El Método (sí, sí, esa, la que está basada en la obra de teatro del Método Gronholm) pero la dirigida en el cine por Marcelo Piñeyro. Para qué engañarnos, hay ciertas películas que es mejor no volver una 2da vez y quedarse con el buen recuerdo que te causó la 1era vez…pues El Método es una de ellas. Además en esta se añade un motivo añadido para no volverla a ver una 2da vez y es el factor sorpresa. La gracia de esta peli es que es continuamente sorpresa tras sorpresa (y de las gordas, de las que dices “hostias!…joder). Bueno, verla una 2da vez sirve para ver los caretos que se les queda antes y después de cada prueba de selección que tienen que pasar este grupito de candidatos, a la vez que da tiempo para hacer las siguientes reflexiones…:

La gente que componen este grupo son gente que está activa laboralmente y con buenos puestos, pero se presentan para acceder a un cambio de empresa y evolucionar laboralmente…vale, lo entiendo. Pero…¿hasta el extremo de pasar prueba tras prueba humillante?...no me cuela. Yo sé lo que es estar en paro (como todo el mundo, lo sufrimos una temporada) y sé lo que es pasar mogollón de entrevistas y pruebas chorras de estas de selección, dinámicas de grupo…y cuando se está en paro y desesperado “puede” que pases por este tipo de humillaciones, no te queda otra. Pero con un buen curro…anda que les jodan!. Y se supone que la gente que va a esta selección es gente ya con unos trabajos de la leche de buenos…no son veinteañeros que tienen que soportar los pobres de todo por no tener experiencia laboral.

Al grano, empecemos analizando los papeles de alguno de los de este grupito de yuppies, hablando del nombre de actores porque no me quedé con sus nombres cinematográficos:

El 1ero en salir…Carmelo Gómez…vale, el más honesto, digno…aún así tiene que aguantar el comentario de algún niñato-a de las del grupito que vamos…para liarse a hostias limpias con todos…pero vale.

La 2da en salir creo que es Adriana Ozores tras no superar la típica prueba chorra de dinámica de grupo que consiste en que se acaba el mundo, hay un ataque nuclear…y en lugar de sobrevivir unos chinos o japoneses que nos dan unas cuantas vueltas en inteligencia, pues no, quedamos 6 españolitos, hay un búnker y sólo entran 5…a ver quién se queda fuera…quién se venda peor y el grupo estime que sobre. Pues el personaje de Adriana Ozores (por cierto, una MAGNÍFICA actriz, con mayúsculas) tiene que escuchar una sarta de sandeces que la hacen perder sus papeles y acabar diciendo frasecitas como “NIÑATO…a mí me pueden follar…¿tú vas a poner el culo?, niñato!” (refiriéndose al niñato de Eduardo Noriega). Vamos, que la señora que se hacía respetar al principio de la peli…sale por la puerta de atrás.

Ojo, la tercera fue la más humillante…la que le hacen a Ernesto Alterio (que es tan buen actor que le odias continuamente por lo “listillo de las pelotas” que es durante todo el proceso de selección) . Pero lo que le hacen no tiene precio…vamos, resumiendo…le hacen salir de su aspecto “aparentemente correcto” para convertirse en un asqueroso y repugnante chivato, indeciso, cobarde y lame-culos. A mí me hacen pasar por esa prueba y vale…a lo mejor me pasa lo mismo y cuelo. Pero a las dos horas vuelvo a la misma empresa con 2 latas de gasolina y prendo fuego a todo el edificio. A tomar por culo.

El trío que quedan como 3 últimos candidatos (Eduardo Noriega, Najwa Nimri y Eduard Fernández)…son los menos humillados aunque el Eduard tiene que pasar por un juego de pásame la pelota palurdo-de-mierda que no sabes idiomas que también tiene tela el asunto, pero bueno, él por sí mismo tiene sus propias armas de defensa a lo “macho ibérico”. Por cierto, hablando del papel de Eduard…tiene una escena en el baño (después de que la Najwa le deje a 2 velas) que sobra totalmente y no aporta nada a la peli…sí, sí…me refiero cuando recoge con sus propias manos el gel Sanex, ya me entendéis…a qué coños viene eso???...a hacer más real la peli???...coño, que se tire por la ventana pero que no me enseñe esa guarrada que como espectador que soy tengo mis sentimientos.

Y nada, para no enrollarme más, tan sólo hacer mención a la pareja de psicólogos encargados de hacer estas pruebas de selección (Pablo Echarri y Natalia Verbeke) que lo hacen tan bien los capullos de ellos…que yo desde que vi la peli por 1era vez tengo manía a Natalia Verbake…me enamoré de ella en La hija de la novia (era una desconocida y su acento argentino me conquistó) pero no la he vuelto a ver así de guapa y en esta peli sólo la falta la escoba para salir volando. Pablo Echarri, un crack en esta peli, quizás el mejor…su personaje da muchas vueltas y no le acabas de pillarle el truco…(cínico…majo…payaso)…en fin…como la vida misma.