lunes, 9 de junio de 2008

UN FRANCO, 14 PESETAS (de Carlos Iglesias)

Emprendían mucho más que un viaje. Iniciaban el camino hacia una nueva vida.

Pocas veces una frase (plasmada en su propio cartel cinematográfico) resume tan bien la esencia contenida en una película.

Es una película sencilla, sin grandes pretensiones... pero deliciosa, tierna, entretenida y muy recomendable de ver.

Estamos en la España de 1960, no corren buenos tiempos para la economía. Hay crisis (de la de verdad), despidos... Apenas hay trabajo... ¿Una posible solución?... Suiza.

“Martín nos vamos a ir a trabaja a Suiza tú y yo… que necesitan mecánicos fresadores, a si que sólo tenemos que rellenar estos impresos y presentarlos en el consulado.... ¿qué, qué me dides, Martín?”

“... Pues lo que dice tu padre… que es una gilipollez”

Es el mundo del cine hay ciertas películas que antes de verlas ya intuyes que te van a gustar. Quizás por sus actores, o por sus buenas críticas obtenidas… o simplemente porque te cae en gracia o porque te desprende buenas vibraciones... No sabría explicaros con certeza la razón, pero a mí con esta pelicula me ocurrió. La he tenido siempre cierta simpatía, incluso antes de verla.

Seguramente parte de culpa la tendrá su director, Carlos Iglesias, un tipo que siempre me ha caído bien y con el que me he reído en multitud de ocasiones gracias a su personaje televisivo tan entrañable como era Benito. Y con esos ojos de agradecimiento se ve mejor una película, no cabe duda, ¿no creéis?

"¡6.000 pts!... ¡el sueldo de 4 meses!… ¿cómo vamos a pagarlo?"

Carlos Iglesias, además de ser el director de la película, es también el guionista de la misma (en colaboración con Central de Guiones) y de esta manera nos explica él mismo cómo se animó a dirigir la película:

“Yo no soy director, en el sentido que no me hubiera atrevido nunca con una película de encargo. Pero también entendía que la propuesta que me hacía el productor de que yo era la persona más indicada para dirigir esto era lógica sino había que contárselo a otro señor que la iba a interpretar de otra manera… Y bueno, así ha sido más directo y saco partido a lo que yo realmente quiero contar, ¿no?”

¿Que por qué hablar de este tema tan de moda y tan poco tratado hasta ahora en nuestro cine?...
el propio Carlos Iglesias nos lo explica así de clarito:

“Empecé a escuchar en televisión y prensa el problema que había con la inmigración que venía a España, entonces se me ocurrió que a lo mejor era necesario contar nuestra emigración a Centro Europa en los años 60… Yo soy hijo de inmigrantes, me crié en Suiza, dediqué 2 veranos con inmigrantes que habían aquella etapa de los años 60, no sólo españoles sino también italianos, incluso hable con suizos como recibieron aquella avalancha de inmigrantes que les llegó en los años 60… Y con los recuerdos de mi padre y de los míos propios y con todo este material, hice un guión”

Por lo que como podéis comprobar, esta película tiene mucho de autobiográfica, y en la web de la película hay un apartado llamado El niño de la película soy yo en donde el propio Carlos lo cuenta perfectamente.

"Si las cosas se ponen feas te vuelves y que les den por… Aquí no te faltará un plato de lentejas”

El viaje en tren de Martín (Carlos Iglesias) y Marcos (Javier Gutiérrez), hacia Suiza es una gozada para el espectador. Bocata de chorizo, botella de vino... Tal y como nos lo habçian contado toda la vida nuestros padres y abuelos que así sucedía en los viajes largos de tren. Viajes en los que se compartía el queso, la tortilla, el jamón y, sobre todo, buenas conversaciones con los pasajeros del vagón... Esto sí que eran redes sociales, bueno, más bien redes de ferrocarril... pero sociales, que es lo que cuenta.

Es una película que está llena de momentos de ternura e inocencia como es la escena donde Martín y Marcos se llevan una alegría grande porque logran pasar en la frontera los bocatas de tortilla sin ser requisados por la policía suiza. O la escena de la anciana recogiendo los papeles de los bocadillos en el vagón, toda una lección de civismo... En definitiva, todo el viaje hasta su llegada a Suiza está repleto de escenas magníficas en donde reinan la amistad, el compañerismo y el buen humor.

Además es una película optimista, positiva, que habla del tema de la inmigración pero en un tono suave, agradable, casi de comedia. Nada agresivo ni ofensivo para el espectador. Un film en donde además, la música excelente compuesta por Mario de Benito acompañan perfectamente a la belleza de sus imágenes.

“Hay situaciones cómicas como corresponden a dos españolitos que salen de la España profunda del año 60 y se meten en una Europa de las libertades que había en Centro Europa en aquél entonces y entonces hay comedia, hay tragedia… y tiene todos los ingredientes como la propia vida” nos comenta su director.

Todo los actores del reparto están perfectos en sus papeles. El personaje de Carlos Iglesias, Martín, es tierno, inocente y lleno de bondad... Martín tiene algún registro que recuerda al personaje televisivo de Benito. Se que asimilarlo con este personaje puede significar para mucha gente sinónimo de mala interpretación pero, en mi opinión, es similitud de todo lo contrario. Como os he comentado, el personaje de Benito de la serie Manos a la obra me despertaba mucha simpatía. Es un personaje auténtico, jetilla, pero sin malicia alguna.

En propio Carlos Iglesias dice de su personaje... “Martín tendría un 60% de lo que era mi padre en los años 60 o cómo veo yo a mi padre desde esta distancia en aquella época y un 40% de otros señores que me han contado su historia”

El compañero de viaje de Martín, Marcos, está interpretado de forma magistral por Javier Gutiérrez. Qué gran interpretación la suya y qué gran actor. No le he visto aún haciendo una interpretación en la que me haya decepcionado. Sus personajes que encarna siempre desprenden cercanía, naturalidad y sobre todo, credibilidad. Aunque la película goza de un gran elenco de actores, pero quizás sea su interpretación lo mejor de la película… Y esto es decir mucho porque la película tiene y aporta muchas más cosas positivas.

Carlos Iglesias no dudó en darle el papel de compañero de batallas de Martín a Javier Gutiérrez y así de satisfecho quedó con su trabajo realizado “Javier lo ha bordado, Javier ha hecho un personaje con una humanidad increíble y llena de ternura y sobre todo llena de perfiles distintos que era lo que se buscaba. Es un personaje muy rico, con muchos matices… hay el de la amistad y el del egoísmo humano que también nos rodea constantemente y él ha sabido matizar muy bien. Me parece un trabajo magistral el que ha hecho”

El papel de Hanna, interpretado con una credibilidad pasmosa por Isabel Blanco, es muy bueno y sobre todo auténtico. La gente que no conozcan a la actriz Isabel Blanco, van a estar convencidos de que es una actriz suiza o al menos no española. Bueno, cierto es que parte de razón no les va a faltar porque Isabel, aunque es una actriz criada y formada en Galicia sin embargo nació en Berna (Suiza). Lo cierto es que Isabel está espléndida y brillante con su personaje de propietaria de la pensión en donde se hospedan Martín y Marcos.

Su personaje de Hanna encandila al espectador desde que aparece por primera vez en escena, y a Marcos y Martín... desde que la conocen. Con una sonrisa permanente es sus labios, su comportamiento es siempre agradable y correcto con ellos. Y claro, ¿a quién le disgusta ser recibido y tratado continuamente de una forma tan agradable y hospitalaria?... A nadie. Por muy diferentes que a veces nos creamos que somos las personas, sin embargo coincidimos en ciertas cosas como es en la que a todos nos gusta ser tratados bien, ser tratados con educación, con respeto y como lo que somos, humanos... ¿o no?

“¿Te gusta?”

“...sí...”

“¿Y la habitación?”


La mujer de Martín, Pilar, está interpretada con mucho acierto y temperamento por una gran actriz, Nieve de Medina. Su personaje es una mujer de carácter, con las ideas bien claras. Sabe perfectamente en cada momento lo que quiere y lo que es bueno o malo para su familia. Ella lleva el timón de su familia. Qué mejor que la propia Nieve para que nos describa su personaje:

“Pilar es una mujer con mucha fuerza, muy alegre y que no tiene grandes transiciones… son personajes muy sencillos y casi muy primario. Ella actúa siempre, actúa inmediatamente, no es reflexiva y tiene muchísima fuerza, se pone al mundo por montera. Es como nuestras mamás, nuestras abuelas…”

En esta película iremos descubriendo con los ojos de Martín y Marcos los avances de la Europa moderna, avances sociales, culturales y económicos inimaginables en la España de los años 60 como eran, por ejemplo, la posibilidad de tener agua caliente, papel higiénico, supermercados llenos de alimentos, zonas privadas para practicar nudismo, educación gratuita... España ha evolucionado más en libertades, derechos sociales y culturales… que en los últimos 20 siglos, curioso.

“El papel higiénico... ¿esto q es?”

“Para limpiarse el culo!... qué dices!”

“… Entonces aquí los periódicos... ¿para que les utilizan?”


Como podéis ver la película está llena de humildad, inocencia... y de humor. Además es hermosa y agradable de ver para los ojos del espectador, ya que posee una fotografía preciosa compuesta de verdes praderas, montes... ¡paisajes a lo asturiano!

“Querida Pilar, los días aquí pasan volando. Según llegamos nos hicieron una prueba en la fábrica y enseguida empezamos a trabajar… Españoles sólo hay uno, un catalán, pero no hemos hecho muy buenas migas… Esto es muy limpio y bonito pero muy aburrido… Hecho de menos los huevos fritos con chorizo, las lentejas o un cocidito de los tuyos. Lo del dinero es verdad, un franco cada 14 pesetas, a si que salimos por unas 13.000 pts al mes… Antes de que nos demos cuenta tenemos pagado el piso, ya lo verás…”

Y así, Marco y Martín pasan las primeras Navidades juntos en Suiza… Y el primer año… Y llega el dinero, los ahorros y la prosperidad. Y con la properidadad llegan sus mujeres de Madrid, y los hijos... Y así pasan 5 años.

“¿Sabes lo que me apetece?... Daría cualquier cosa por estar sentado en la Gran Vía tomándome una caña… viendo pasar gente”

Les va bien, pero es innato a la condición humana el no tener plena sensación de satisfacción con lo que tenemos. Siempre nos falta algo o echamos algo de menos … Somos unos eternos insatisfechos con lo que tenemos o poseemos. Y Martín y Pilar no iban a ser menos, a ellos les falta su familia… y el calor de la gente española.

“Hanna, vengo a despedirme, porque me vuelvo a España con mi familia a Madrid”

“En fin, siempre regresáis... a vuestra patria”

La tierra que les vio nacer les pudo más que la modernidad, los avances sociales y la calidad de vida que les ofrecía Suiza. En Madrid se encontrarán de nuevo con sus raíces, con su gente… y con la misma realidad económica que dejaron…

Dejan la calidad de vida, las verdes praderas, las normas de civismo y ciudadanía, una vivienda moderna y económica... por un pisos viejos, negrecido y excesivamente caro. Pero dicen que por nuestra condición humana, la tierra natal "nos tira mucho" y debe ser cierto....

¿Por qué se vuelven?... ¿qué les aporta volver a un Madrid aún sumergido en la crisis económica?... me sigo yo preguntando cada vez que veo esta película... Y nunca encuentro la repuesta.... Quiero pensar que es porque a veces las personas tomamos decisiones así de extrañas y caprichosas, así inexplicables para los que lo vemos desde fuera.... pero como todo en esta vida, los que decidieron volver a su tierra natal (con dinero ahorrado pero en peores condiciones) tendría sus razones para hacerlo, y por supuesto, sus decisiones que tomaron me parecen muy de ser respetadas (aunque no compartidas).

“No te des mucha prisa en volver, las cosas están mejor pero lo están para los mismos de siempre. Me está costando mucho encontrar trabajo… En este país al parecer ya soy un viejo, a si es que me he tenido que comer mi orgullo y he aceptado en hacer la prueba en Pegaso. Dura una semana y es como para extranjeros, incluso a ti te costaría sacarla y eso que fuiste el segundo de tu promoción… porque el primero iba enchufado... Ya te contaré si lo consigo pero no lo creo… Saluda a los compañeros, amigos y enemigos…”

Bueno, para mi consuelo, al menos Marcos se queda con su mujer y su hijo en Suiza. Me encanta lo que comenta la mujer de Marcos, con mucha sentido, tras leer una carta enviada por Martín:

“Qué desilusión, cuando estamos aquí, echamos de menos aquello, y una vez en España ¿añoramos Suiza?... Ya no somos de ninguna parte”

No se, quizás lo más sencillo es pensar que Suiza puede ser demasiado “fría” para la gente latina. Somos personas que se supone que tenemos la sangre un poco más caliente (o alterada) y que posiblemente necesitemos más el calor y el bullicio de la gente de la calle para sentirnos como en casa. No se… es por buscar una posible explicación.

“¿Quieres que paseemos por la calle de Alcalá?... ¿Nos tomamos unas cañas?....”

“¿Viendo pasar gente?”

“… Si, viendo pasar a gente”


Carlos Iglesias acaba su película dedicándosela a todos los españoles que emigraron en los años 60 a otros países en busca de trabajo y por supuesto a todos aquellos que les recibieron y les dieron un trabajo:

Dedicada a ellos, a todos ellos

Un Franco, 14 pesetas es una película sobre la amistad, sobre la familia, sobre la inmigración y... sobre la fuerza de voluntad que hay sacar en la vida cuando a veces las cosas se tuercen… En esos momentos en los que siempre hay que sacar fuerza para mirar y tirar para adelante... El film también nos quiere recordar que durante aquellos años no muy lejanos (años 60) los españoles también fuimos inmigrantes en su día en otros países (Alemania, Francia, Suiza...) Es un homenaje a esa época, a esa gente, a esos trabajadores.... En este sentido, los tres actores principales de la película nos dicen las siguientes impresiones acerca de la película:

Nieve de Medina (Pilar): “Es una película muy humana y muy cercana… y que sirve un poco para mirar una historia que un montón de gente no conoce. Es una lección que está bien, que nos viene bien a todos recordar, que no se la pierdan por eso… porque el cine puede ser muchas cosas. La película va a tener momentos muy divertidos pero de paso hay una lección que nos viene muy bien para ahora mismo que es la inmigración. Aunque la película no sea pretendidamente social… porque es el corazón de Carlos lo que vamos a ver…Pero nos va a venir, sobre todo a la gente muy joven vendría muy bien verla”

Javier Gutiérrez (Marcos): “Aunque es una visión muy amable de aquélla época, es una visión simpática de los inmigrantes que iban a Suiza o Alemania a o a Francia, porque no olvidemos que es una comedia aunque tiene sus toques dramáticos…Ahora es mucho más feroz. No es lo mismo viajar durante 4 días en un tren con bocadillos de chorizo que cruzar en patera el Estrecho y buscarse la vida en la que mucha gente se muere a mitad de camino”

Carlos Iglesias (Martín): “Yo lo que espero es que la gente vea una película tierna, llena de humanidad, de verdad. Una verdad absoluta de cómo nos trataron en la inmigración en los 60. Esa es la parte que yo quisiera que quedase en la retina del espectador…. Y que cada uno saque sus conclusiones sobre lo que fue, lo que somos, lo que fuimos… Cómo nos trataron, cómo tratamos… Me gustaría que cada uno sacara sus conclusiones”

Pues eso, que no dejéis de verla.

16 comentarios:

Amador Aranda dijo...

Hola Ricardo. Bueno, no voy a comentar nada de la película de la que hablas, porque no la vi....jeje. Es sólo para recomendarte Antes que e diablo sepa que has muerto. Lo mejor del año, o de lo mejor. Un saludo.

Lola dijo...

Hola Ricardo.

Lo primero, me sumo a la recomendación de Amador Aranda, genial la última de Lumet.

Un franco 14 pesetas supone, según creo haber escuchado a Carlos Iglesias en Versión Española, un pequeño homenaje a su padre, que tuvo que emigrar, pero sobre todo, un ejercicio de sinceridad, de personajes que tienen que vivir con otras costumbres, nostálgicos y enamoradizos.
Soledad en las casitas que se resguardan de la nieve y mucha ternura. Y las discusiones entre Carlos Iglesias y Javier Gutiérrez, los dos están inmensos.
Tiene esta película la lágrima a punto; por lo menos a mí me pasa...supongo que porque mi hermano vive en Austria, y cuando la vio identificaba las costumbres y las sensaciones de los españoles.
Gran película, Ricardo.

alaluzdeunaluciernagaazul dijo...

Ay, me encantó esta peli. Y en ocasiones pensaba, ¡ jo,k niño más malcriado!, pero después lo entendí todo, sólo era un niño con miedo al cambio.


un besito

María dijo...

Me vas a tener que perdonar por no leer hoy tu post únicamente pasé a darte las gracias por tu visita y tus palabras, y te prometo entrar otro día, cuando esté algo más descansada para leerlo, porque es un placer visitar tu blog sobre todo por la información que nos das de todas las películas.

Muchas gracias y hasta muy pronto.

Un beso.

Amapola dijo...

Película que plasma toda una realidad por la que pasaron muchos españoles....
Saludos.

Damisu dijo...

Te sales con tu narración de la película. No voy a tardar en verla. Ya que yo mismo estoy emigrado a otra región de España.
Y si, siempre se sueña con volver.

@ngelito dijo...

Que buena peli, la ví hace tiempo y me gustó mucho. Carlos Iglesias me sorprendió bastante en esta peli,pues siempre le imaginaba haciendo papeles de gracioso y aquí se lo curra mucho metido dentro de un papel de trabajador humilde que se busca la vida como puede para sacar adelante a su familia. Hay que ver lo que tuvieron que pasar para salir adelante.

La recomiendo a quien no la haya visto.

Saludos

RFP dijo...

Tras tanto haber escuchado hablar bien de ella a todo el mundo cuando la estrenaron, y tanto seguir escuchando un tiempo después por parte de ti y todos tus comentaristas, voy a tener que decidirme a verla de una vez... cuanto trabajo me dais...jeje

RICARDO BATICÓN dijo...

Amador y Lola, gracias por la recomendación de... Ya tomé buena nota de ella en el reciente comentario de Lola en su blog, http://preguntasyflores.blogspot.com... Tiene muy buena pinta, eso es cierto.

Por cierto, Lola, la peli sí que es un homenaje a su padre y a todos que tuvieron que emigra para buscar trabajo en los años 60 (él es el propio niño de la película, pasó su niñez en Suiza). Y es lógico que esta peli te haya llegado más de lo normal teniendo a un hermano trabajando en Austria... Un saludo!

María, gracias a tí por tus siempre amables palabras. Pásate cuando quieras a leerlo más tranquilamente. Hasta pronto.

Amapola, has recogido perfectamente en dos líneas la esencia de la película, plasma esa realidad. Gracias por pasarte por este blog y dejar tu opinión. Un saludo

Damisu, gracias por tu opinión y se agradecen tus palabras. Me imagino que esta película la sentirás más por la situación tuya que nos comentas. Ánimo y un saludo.


Luciérnaga azul, eso es, yo también lo ví así, las personas en general admitimos mal los cambios y las novedades en la vida... pues imagínatelo en un niño que le cambiaban sus costumbres, sus amigos, su hogar... de la noche a la mañana, adaptarse a las costubres de un nuevo país. Tiene que ser duro admitirlo con la mente de un niño.

Hola @ngelito, me alegro que hayas visto la peli y que te gustara en su día. Yo también pienso que es una historia muy chula, digna de ver... y de recomendar para ver, como bien dices. Gracias.

Rfp, pues sí, esta vez te damos éste trabajo de que cuando puedas, saques un hueco de tu tiempo libre y creo que no te arrepentirás de verla porque sin ser una peliculón sin embargo te encontrarás una historia entretenida y muy agradable de ver... O bueno, eso me lo pareció a mí. Cuando la veas, ya nos contarás.

Un saludo a tod@s!

María dijo...

Gracias por recomendarnos esta película porque promete ser interesante y yo no la he visto, además, me gustan los años 60, para lo cual, tomo noto del título de esta película y cuando la vea te cuento si me ha gustado o no.

Un beso.

Natacha dijo...

Vaya, pues no le he visto. Ahora que mis hijos son grandes, tengo que retomar la costumbre de ir al cine a ver algo más que srek o todo lo de disney , jaja.
Gracias por estas recomendaciones. Voy tomando nota.
Un besito
Natacha.

RICARDO BATICÓN dijo...

Hola María,

pues sí, esta película tiene lugar en los años 60 y están retratados de una forma muy chula (y muy fiel). Ya me contarás si te gustó cuando la veas.

Natacha, pues sí, ahora te toca recuperar el tiempo perdido1 (cinematograficamente hablando, claro, aunque ya veo que podrías abrir un blog exclsivo sobre las películas de Disney o de animación en general. Qué bueno.

Gracis y saludos!!

Ana dijo...

Esta pelicula la vi por casualidad, de esto que la echarón en la segunda cadena y hacia Zapping justo cuando tenia el anuncio de que la echaban a continuación. Es una peli que tenia muchas ganas de ver, pues como tu bien dices habla de una España en la que vivir era muy dificil y las personas se marchaban fuera en busca del trabajo. Una pelicula preciosa y entrañable. Luego la comparación del sitio donde estan trabajando y el hondo penar que es volver a una españa llena de miseria... realmente preciosa.
Una gran entrada, como siempre.
Un beso Ricardo!

RICARDO BATICÓN dijo...

Y un gran comentario el tuyo, Ana, tu expresión de "y el hondo penar que es volver a una españa llena de miseria..." me la quedo con tu consentimiento, porque refleja perfectamente lo que más me desesperó a mi cuando la vi... por qué deja la belleza y la calidad de vida que le ofrecía Suiza y vuelve al trabajo precario que le ofrecía Madrid!... Gracias Ana.

Blogger dijo...

ClixSense is a very recommended work from home website.

Blogger dijo...

Get daily ideas and guides for earning THOUSANDS OF DOLLARS per day ONLINE totally FREE.
GET FREE INSTANT ACCESS