miércoles, 6 de febrero de 2008

TRUMAN CAPOTE (de Bennett Millar)

Tras ver a Philip Seymour Hoffman recientemente en Misión Imposible III y Punch-Drunk Love, en las que tiene unas apariciones breves pero llenas de fuerza y carácter, tenía mucha curiosidad de ver la interpretación que le ha dado su mayor reconocimiento internacional hasta la fecha, el Oscar al Mejor Actor en el año 2005.

En la actuación de Hoffman en Truman Capote no está presente la fuerza y poderío de otras películas suyas, pero no por ello deja de ser genial y sorprendente. Su interpretación es pausada, calmada, inteligente y sobrecogedora.

Aunque en el trasfondo de la película hay una buena historia (el asesinato de cuatro miembros de una familia de campesinos en un pequeño pueblo de Kansas que despierta la curiosidad de Truman Capote de investigarlo para escribir su próxima novela sobre los sucesos acaecidos), sin embargo lo verdaderamente destacable de esta película son el alzamiento de valores tan nobles como son la amistad, la compresión, y la empatía con el incomprendido, con el débil, con el que tiene todo el mundo en su contra.

El gran protagonista del film son las conversaciones (a veces son casi monólogos) que mantiene Capote con la gente que le rodea. Sus palabras en sí llenan la película. Incluso la música brilla por su ausencia, no es necesaria, la melodía son sus propias palabras.

Capote acapara el centro de atención de los que le rodean en las reuniones sociales a las que acude y encandila a todos sus oyentes con sus anécdotas y relatos que les cuenta, les hipnotiza, les deja sin habla. Es un escritor (autor de Desayuno con Diamantes”) que destila admiración y reconocimiento en los círculos intelectuales.

Están cargadas de humor e ironía las conversaciones que mantiene Capote con su amiga escritora y autora del libro "Matar a un Ruiseñor", Harper Lee (Catherine Keene). Igualmente de interesantes son las entrevistas que establece con una de las personas acusadas del asesinato que Capote está investigando. Estas charlas en la celda están repletas de empatía y compresión hacia la persona acusada. Quizás Capote llega a sentir por él algo más que compasión.

Es una película para olvidarse del estrés y prisas del devenir diario. Reina la tranquilidad, los silencios y la riqueza de las palabras. Todo ello, acompañado de una fotografía llena de belleza.

Truman Capote es una película intelectual, pausada, seria, llena de valores… pero también… es una película algo lenta y aburrida, por qué no reconocerlo. No sé si vosotros pensáis lo mismo.

5 comentarios:

Lola dijo...

La vi en en el cine, por la nominación de Philip Seymour Hoffman, luego se llevó la estatuilla. Bueno, el caso es que siendo Capote un intelectual de su tiempo, amigo de actrices, artistas, etc...el metraje sí que resulta largo, pero me pareció muy buena película, A sangre fría es un gran libro, por otra parte. No sé, se acerca a la figura de Truman Capote con una dosis fuerte de película de cine negro.

Amador Aranda dijo...

Yo hable de esta peli, y de la Infamous en mi blog...porque, creo que es el caso más raro, de dos interpretaciones, casi opuestas, pero a la vez, muy justificadas en la forma de contar las películas. Que además, las dos son muy buenas. Capote era peculiar, desde luego. Y esta peli es muy interesante. Saludos.

Ricardo Baticón dijo...

Lola, sí que es cierto que es buena película, como lo es la interpretación de Philip Seymour Hoffman.

Amador, me apunto el ver "Infamous" porque no la he visto...y con un reparto con actrices como Gwyneth Paltrow, Sigourney Weaver o Isabella Rossellini... es todo un reclamo para verla!.

MAMALU dijo...

Hola,
me ha encantado el enlace a "Desayuno con Diamantes". No sé cuantas veces la habré visto y nunca me canso de verla. La banda sonora también invita a soñar.

Dialoguista dijo...

A pero a mi no me pareció nada aburrida ;)
Justamente esto que decis que todos quedaban hipnotizados con sus relatos, eso mismo me pasó a mi, con la actuación en general de Hoffman en toda a peli!!!
Habla de valores, si, pero a mi parecer los muestra algo turbios todos, esta incluida la conveniencia, la fama, en fin varias cuestiones que hacen más real la historia.
Y si, yo también creo que Capote sentía algo más por ese preso.
Genial que me hayas pasado el link de esta entrada Ricardo, un abrazo ;)