jueves, 24 de febrero de 2011

La crítica invitada: MOON (de Duncan Jones)


AUTOR DE LA CRÍTICA : Macflai

Esta es la primera vez que me da por sentarme y escribir unas cuantas líneas acerca de una peli. Y todo por la amable invitación de mi colega e incluso amigo, Ricardo. Así que, vamos a ello, a ver si soy capaz de comentar una peli sin utilizar todos esos giros ocurrentes con verbos imposibles y todas esas palabras esdrújulas que les encantan a los “expertos” en cine y demás fauna.

Tengo una debilidad por las pelis que suman dos factores, véase que sean opera prima y que destilen un toque “indie” como dicen los modernos, pero sin que lleguen al rollito gafapasta. Por qué. Pues porque siempre son productos muy sinceros y apasionados por parte de quien los ha parido, en donde se suele echar el resto. Esto no siempre es garantía de que me guste el resultado, pero cuando la combinación de elementos me simpatiza suele venir acompañada de un interesante producto final. Este es el caso de Moon, a mi parecer. Además como este es mi primer comentario pues qué mejor que con una opera prima.

No me gusta comentar una peli contando lo que sucede en ella, pienso que de alguna forma va a condicionar al posible espectador, pero al fin y al cabo siempre demandamos la inevitable sinopsis. Así que esta es la más aséptica:

“Ambientada en un futuro no muy lejano. Nos presenta a un astronauta que se encuentra aislado en la luna durante un periodo de 3 años en una excavación minera. Su contrato está a punto de finalizar, pero algo empieza a ir mal”.

Por aquello de clasificar la peli para los que necesitan información directa, vamos a incluirla en el amplio género de las pelis espaciales de ciencia-ficción, aunque Moon se desmarca de las historias más convencionales llenas de efectos y bichicos a las que nos tienen acostumbrados otras producciones taquilleras. Historias convencionales que dicho sea de paso, muchas de ellas me encantan.

Moon va por otros caminos, buscando más la originalidad de la historia en un contexto de posible realidad, pero eso sí con un guión muy pero que muy tramposo que después de ver la peli te crea multitud de dudas cuando uno utiliza el sentido común. Prefiero no comentar esas dudas que a mí me surgieron, ya que me fastidia que me destripen la peli con este tipo de comentarios resabidillos.

El caso es que ahí está la gracia ¿no?, algo que te cuesta creer cuando la lógica se pone en marcha, disfrutas y consigue que te atrape. Mucha culpa de esto la tiene la puesta en escena. Sencilla, pero realmente efectiva. No se echa de menos ningún tipo de efecto especial de última generación. El gran acierto al utilizar maquetas y decorados físicos nos evoca ese perfume tan familiar de otras producciones de antaño como por ejemplo Alien, y como no, 2001: A Space Odissey, salvando las distancias obviamente. Como no comparar los robots de ambas, por un lado el famoso HAL 9000 y por otro Gerty, los dos llenos de una vida artificial causa simplemente de una buena programación, o quizás de algo que trasciende lo meramente mecánico, ¿humanidad?

El desarrollo de la acción es lento, un ritmo pausado necesario para que el espectador vaya empapándose del entorno, de esa sensación desasosegante, claustrofóbica, de ese enorme desamparo que sufre el personaje. Al principio se echa de menos un poco más de tensión, o si se prefiere, un poco más de suspense ya que uno tiene la sensación de que se desvela demasiado pronto el pilar argumental. Pero mi impresión es que es eso lo que quiere el director/coguionista, poner en situación al espectador y que éste elimine cuanto antes toda espera acerca de la típica vuelta de tuerca y se centre en la empatía con el personaje, en ese precipicio existencial que soporta y en el estremecimiento de lo que el ser humano es capaz de crear cuando pierde o se olvida de su propia humanidad.

La música, hipnótica y minimalista, a cargo de Clint Mansell, también es otro elemento decisivo que ayuda a crear esa atmósfera extraña contribuyendo a conseguir la sutil cadencia que necesita la acción. Precisamente este ritmo pausado y esa singular atmósfera confusa que transmite, hace obligatoria nuevamente esa mención de 2001: A Space Odissey, sólo para sentar que Moon es una digna heredera de ese tipo de propuesta estética en donde el protagonismo reside en los planteamientos metafísicos.

El director/coguionista es Duncan Jones, hijo de nada más y nada menos que David Bowie. Se agradece que se desmarque de tan famoso apellido y se gane las habichuelas sin recurrir a lo fácil. Pues expectante me deja el tal Duncan y con muchas ganas de ver su nuevo trabajo El Código Fuente.

El reparto está centrado en un solo protagonista de carne y hueso (Sam Bell), interpretado por Sam Rockwell. Su trabajo es estupendo. En él se apoya toda la película. Otro tanto a favor de Duncan Jones por haberle elegido, porque, dada la personalidad de la película, creo que Sam Bell es unos de esos personajes que tiene que interpretar un actor no demasiado conocido, o por lo menos no sea considerado una estrella al uso.

Si te gusta la v.o. disfrutarás de la voz de Kevin Spacey dando “vida” al robot Gerty.

A algunos/as os parecerá una peli muy tramposa y aburrida. A otros/as una agradable y original propuesta de entretenimiento que al fin y al cabo es de lo que se trata, que para lo demás ya están los Telediarios.

Para mí, peli guapa, muy guapa de hecho. Película encaminada a ser, aunque me estaba resistiendo a utilizar el término, “película de culto” y referente obligado en el futuro, y si no, al tiempo.

AUTOR DE LA CRÍTICA : Macflai

5 comentarios:

SERGI dijo...

A mí me gustó muchísimo, muy buena crítica y muy personal, parece que lo hayas hecho toda la vida

Lola dijo...

Hola Macflai

Me ha sorprendido tu crítica. No soy una gafapasta de esas que destripan películas. Busco siempre en las películas esas secuencias que te dejen agarrada a la butaca, por emoción, por bellas imágenes o un diálogo brillante.
El cine "indie" atesora auténticas joyas como "Moon" que gracias a tu escrito podré ver sin algunos prejuicios que tenía antes de leer tu crítica.
Me gusta tu sinceridad al hablar de Moon. Sin aderezos. Y aportando datos como el de Duncan y su famoso padre.
Gracias por tu sensibilidad y tu naturalidad al escribir, sobre Moon, Macflai.
Un saludo.

Lucy López dijo...

Me gustó mucho la peli, y en tu estupenda crítica lo explicas como yo no hubiera sido capaz. ¡Te animo a que sigas escribiendo porque se te dá fenomenal!

Dialoguista dijo...

Macflai, me sumo a lo que ya te dijeron, seguí escribiendo ;D
Sobre la peli, a mi me encantó, no extrañé para nada ningún efecto especial, ni ningún "bichito", y es bueno que se vea que la simplicidad (que no significa falta de calidad), puede abarcar cualquier género, hasta los más futuristas y propicios a grandes despliegues.
Saludos a vos y a Ricardo!!!

Ricardo Baticón dijo...

... Pues ya sabes, Macflai... mis amig@s cinéfilos te animan a que escribas más y que arranques con ese proyecto de blog que tienes entre manos... Mientras tanto, ya sabes que estás invitado, cuando quieras y te apetezca, a escribir de nuevo en Vayapelimasguapa. Para mí será todo un lujo tenerte entre mis críticos invitados!

Gracias por tu artículo sobre MOON... que por cierto... peli muy guapa.Muy recomendable de ver para quienes aún no la habéis visto.

Saludos a tod@s!!