sábado, 10 de enero de 2009

LA JOVEN DE LA PERLA (de Peter Webber)


“¿No me vas a pagar con una sonrisa?...”

“Hoy no”

“Vamos… Lo anotaré en la cuenta, Griet me debe… una sonrisa”


Bella película, tan elegante como un cuadro de Vermeer.

La luz, sus cuidados decorados de interiores, su vestuario, su música suave y melódica… Todo un viaje en el tiempo para nuestros sentimientos que nos traslada y evoca al apasionante siglo XVI, siglo en el que vivió el protagonista de esta historia, el gran pintor y maestro de la luz, Johannes Vermeer.

Peter Webber, director de esta pequeña obra de arte, refleja en pantalla con gran perfección y fidelidad su gran pasión y admiración por este genio de la pintura holandesa.

Estamos ante una historia sencilla y entretenida, basada en la novela de Tracy Chavelier que tiene lugar en el año 1665, novela que como nos informa la Web de Zinema “Es una adaptación de la novela homónima de Tracy Chevalier, inspirada en la vida el pintor holandés Johannes Vermeer (1632-1675), fallecido a los 43 años con 33 pinturas. En ella se especula con la vida de la joven que posó para Vermeer en el cuadro La muchacha con el pendiente de perla o también llamado La Gioconda del Norte, cuadro que está permanentemente en el Museo Mauritshuis de Holanda”

Entrando más a detalle en la trama de la acción, la sinopsis de la Web de Film Affinty nos cuenta lo siguiente:

“Delft, Holanda, 1665. La joven Griet entra a servir a casa de Johannes Vermeer. Éste, consciente de la intuición de Griet con la luz y el color, irá introduciéndola poco a poco en el misterioso mundo de su pintura… El maquiavélico Van Ruijven, consciente del grado de intimidad existente entre el maestro y la sirvienta, se las ingenia para que Vermeer reciba el encargo de pintar a Griet sola. El resultado será una de las mayores obras de arte jamás creadas, pero... ¿A qué precio para Griet?”

Hablando de arte, me encanta la descripción que hace del film la Revista Digital Cuanto y porque tanto, llena de metáforas que invitan a ver la película:

“La Joven de la perla” es un relato de descubrimientos amorosos y artísticos pero sobre todo una historia que habla de la luz de la vida. Como capas de color aplicadas sobre el lienzo por descubrir, Peter Webber en su debut en la dirección cinematográfica, recupera, adaptando la novela homónima de Tracy Chevalier, la memoria de un pintor holandés preciosista y vital del siglo XVI, para narrar, con exquisito lujo de detalles de ambientación y en la escritura del guión, una historia de pasiones contenidas, de moralidad católica, agobio económico y creación artística, en un contexto plagado de tensión sensual”

Esta película, que ha venido a conocerse coloquialmente como "la Mona Lisa holandesa", es toda una verdadera lección de arte y pinturaUna lección sobre la luz reflejada en los bodegones y en los retratos o sobre la técnica utilizada para plasmar la luz en los interiores o detalles, trucos y otras artimañas que Vermeer se las ingeniaba para conseguir los colores que realmente deseaba…

“¿Lo estás mirando?" ¿Qué te parece?

Nada es del color adecuado”


… Hay películas que se disfrutan pos sus conversaciones y diálogos, La joven de la perla no. Ésta es una película para disfrutarla con la mera observancia y contemplación. Para disfrutar de cada detalle, de cada decorado, de cada objeto que llenan los interiores… Para disfrutar en definitiva de la gran belleza estética contenida en cada uno de sus fotogramas.

“Este es el color base, aporta el tono, de oscuro o claro. Una vez seco aplico una veladura azulada muy fina para que pueda verse el negro”

Silencios, miradas, pocas palabras… Toda la película es un continuo cuadro en movimiento, un regalo lleno de estética y elegancia para los ojos del espectador. Cada una de sus bellas escenas hablan por sí solas y se bastan para llenar la pantalla sin necesidad de hacerlo con palabras u otros recursos.

“Fíjate, mira las nubes ¿de qué color son?…”

A momentos la película puede llegar a producir la sensación de ser demasiada lenta e incluso aburrida, sensación que se ve aminorada y a la vez compensada con la belleza, color y elegancia de sus imágenes

“Blancas… No, no. No son blancas… Amarillas, azules… y grises. Las nubes tienen colores”

Eso sí, abstenerse los aficionados del cine de mucha acción (de luchas o de persecuciones de coches y motos) y también los amantes del cine con multitud de efectos especiales… En La joven de la perla estamos ante una película lenta, pausada y llena de silencios. Si estos ingredientes os son suficiente, tenéis que ver esta película.

“Ahora lo entiendes”

Los aficionados al arte, a la pintura, o más en concreto, los seguidores de Vermeer, les encantará disfrutar del lujo que supone el contemplar a muchos de los personajes que aparecen en sus cuadros verles recobrar vida. Esos personajes tan humanos que llenan los cuadros de Vermeer, Peter Webber nos les convierte en personajes de carne y hueso con una fidelidad asombrosa respecto a los personajes imaginados y pintados con tanta maestría por Vermmer.

“Mira ese vestido, es como su pudieras acariciar el satén y el vino centelleando a través del cristal”

La joven de la perla es una película realizada con sumo esmero, cuidando extremadamente todos los decorados hasta el último detalle. El vestuario, los interiores, la luz de la fotografíaBella, hermosa y cuidada hasta el último detalle. Película donde las imágenes hablan por sí solas.

"¿Te imaginas vestida con semejante esplendor?... A ella le encantaba. Los encajes y el raso apretando firmemente sus pequeños pechos. La seda, rozando sus muslos. Los caballeros contemplándola. No sabes lo feliz que se sentía"

Pero no penséis que sólo contiene tiene interiores esta película (aunque sí la gran mayoría de sus escenas) ya que el film goza igualmente de bellos exteriores como son los paseos románicos que se dan Scarlett Johansson (Griet) y Cillian Murphy (Pieter) por las laderas del río.

“¿Debo limpiar los cristales?... Lo digo porque… podría cambiar la luz”

¿Lo mejor?... Esa luz magnífica contenida en cada cuadro de Vermeer y que Eduardo Serra, gran Director de Fotografía, supo plasmar perfectamente en cada escena del film. Luz que sólo la poseen los óleos pintados por grandes maestros de la pintura… La maestría en el uso y tratamiento de la luz de Johannes Vermeer aparece reflejada con gran fidelidad en cada fotograma diseñada por este otro gran maestro de la fotografía, como así ya lo demostró en películas como son entre otras Más allá de los sueños o Diamante de sangre.

“Tienes unos ojos grandes, ¿cómo te llamas?”

“Griet”


La interpretación de Scarlett Johansson es genial, de pocas palabras. Una interpretación reflexiva y observadora. Además está elegante, guapa, sensual… Es muy expresiva la descripción que realiza la Revista Digital Cuanto y porque tanto sobre la interpretación de su personaje de Griet:

“Los ojos, manos, blanca piel, silencios, respiración alterada y los sobre todo los emotivos pudores del personaje interpretado por la joven actriz Scarlett Johansson, son placidos recursos que Peter Webber utiliza para narrar una historia de mundos que se transforman… Cautivadora y extraña Scarlett se mueve por la pantalla, por la historia, con una gracia volátil, casi irreal como si no fuera de este mundo. Realiza una actuación demoledora, inquietante, digna de ser recordada mucho tiempo”

Complementan el reparto un elenco de actores veteranos y de gran nivel interpretativo como son Colin Firth (Johannes Vermeer) Tom Wilkinson (Van Ruijven), Judy Parfitt (Maria Thins), Cillian Murphy (Pieter), Essie Davis (Catharina), Joanna Scanlan (Tanneke) o Alakina Mann (Cornelia), entre otros.

“Tu amo es un gran pintor, Griet, el mejor de Delft”

La joven de la perla obtuvo una cálida acogida de la crítica como se expresa en la siguiente selección de opiniones:

El Mundo "Es una película realizada con conocimiento, intuición, celo, imaginación y sobre todo ambientación. Es bonita, cruel y triste, está dirigida con talento y responsabilidad, con sensualidad y psicologismo del bueno"

20 minutos.es “Una bella historia ficcionada que fluye gracias a interpretaciones muy sugerentes y a un trabajo del director muy bien acometido. Webber ha sabido plantear la historia de modo inteligente y ha dado protagonismo a lo que los personajes no llegan a decir, de modo que deja que descubramos poco a poco qué piensan, qué sienten y cuáles son las motivaciones de Griet, Vermeer o el mecenas Van Ruijven”

El Mundo "Todos los adjetivos se quedan cortos a la hora de definir la perfección fotográfica, la exactitud de la ambientación o la minuciosidad de los vestidos y los objetos que componen las imágenes de 'La joven de la perla' Sin duda, lo más destacable de la película es el indescriptible placer estético que produce su contemplación"

La joven de la perla, una película para disfrutar observándola, sin prisas… pero sin pausa. Pocos diálogos, mucho interiores, poca acción. Gran luz, luminosidad y paleta de colores.

“¿Sabes los que es?... Una cámara oscura. Mira el cristal… ¿Qué has visto?"

Película que debería ser de visionado obligatorio en las escuelas o carreras universitarias relacionadas con bellas artes, decoración o diseño de interiores.

“He visto el cuadro pero... ¿cómo ha llegado ahí dentro?”

“…Un cuadro hecho con luz”


En definitiva, estamos ante una película esencialmente bella, hermosa… Que la disfrutéis… o no.

11 comentarios:

Ana dijo...

Por fin una pelicula que si he visto. Me la recomendo Kinush y en cuanto pude la vi. ¿Que decir de ella que tu no hayas espresado?.. a mi me gusto un montón, aparte de que la protagonista, la jovén de la perla, se parece enormemente a la modelo del cuadro original. Hasta eso esta super bien cuidado.. en fin.. me ha encantado tu entrada.
Un beso Ricardo.

@ngelito dijo...

Una buena película con una banda sonora bien trabajada por cuenta de Alexandre Desplat quien ya se lo curró bastante en "Deseo, Peligro" con otra banda sonora bien plasmada.

Un saludo Ricardo.

lucinda dijo...

es como estar observando un bonito cuadro durante toda la peli, luz, color, banda sonora, foto, escenografía, vestuario, un deleite para todos los sentidos

Lola dijo...

Hola Ricardo

Has hecho una excelente labor de recopilación de las críticas de la película, de curiosidades sobre Tracey Chevalier que tus lectores agradecemos.-Hemos echado en falta tus pelis-
"La joven de la perla" tiene en la mirada interrogante de Scarlett Johanson la clave de la pintura holandesa del Renacimiento.
El color ultramar, el bermellón, el ocre...mientras la cámara hace barridos en cada rincón de la casa de Vermeer, pero también en las texturas de las ropas. El blanco impoluto de las criadas, el blanco roto del hijo del carnicero. Este personaje y la joven tienen una relación que agiliza un poco el ritmo de la peli, pone el drama a punto de caramelo...aunque si te soy sincera me quedo con la complicidad de la joven y del maestro de pintura...inalterable, indeleble, magnética.
Excelente película, Ricardo.

SERHUMANA dijo...

Como la describes, parece ser tan linda como contemplar un cuadro bello.

Por lo de "resultar algo lenta" no hay problemas conmigo, estoy acostumbrada a mirar películas lentas, y muchas de ellas me fascinan.

Me interesó muchisimo esta reseña!!!!!!!!!!!

Ricardo Baticón dijo...

Hola a tod@s!

Ana, me alegro que esta peli sí que la hayas visto porque es cierto que es muy chula. Es cierto que Scarlett se parece a la modelo que utilizó Vermeer para su cuadro. Cuida mucho los detalles esta película.

@ngelito, sí que es buena la banda sonora, sí, y ahora que citas a su compositor, Alexandre Desplat, me le apunto para intentar conseguirla. Un saludo.

Así es Lucinda, como muy bien lo has definido, es todo "un deleite para todos los sentidos"... como comentas, es como haber entrado en el Prado o en algún otro Museo de prestigio y que sus cuadros recobren vida. Interesante.

Hola Lola, me alegro que te haya gustado la entrada sobre la película de Vermeer, aunque una vez más, con tu comentario descriptivo sobre la peli queda más completa mi entrada. A si que gracias. Y sí, me quedo la complicidad de la joven y del maestro de pintura, de lo mejor, sin duda.

Hola Ser Humano, ya me alegro que esta entrada haya despertado tu interés por verla. Yo espero que te guste. Sí, es cierto, algo lenta... pero estéticamente tiene una luz y fotografía tan bonita... que yo creo que no te importará que sea algo lenta y es más... yo creo que al final tampoco se hace larga. Dura lo justo u necesario.

Gracias a tod@s por vuestros interesantes comentarios sobre la peli.

fernando dijo...

Scarlett, Scarlett, Scarlett, genial,maravillosa, sublime, se come la pantalla. Me tiene enamorado este chica cada vez que sale en una película.

un abrazo.

Merce dijo...

Hola
A mi esta película me encantó.
Besos

Ricardo Baticón dijo...

Hola!!

Fernando... es que Scarlett es mucho Scarlett, es la Marilyn de los tiempos modernos. Recientemente la he visto en The Spirit... y yo creo que es lo mejor de la película junto a Eva Mendes. 2 bellezones del siglo XXI. Un saludo!

Hola Merce. Me alegro que te gustara esta película. Es que es muy elegante y bonita, verdad?

Gracias!

SUSANA dijo...

Gran recomendación, sin dudas!

Y no te cuento la enormísima curiosidad que sembraste en la reseña!

La obra de Johannes Vermeer sencillamente me fascina, la época histórica me puede, y POR SUPUESTO: mi voto por Colin Firth! Guapísimo!
(Scarlett, toda suya!)

Un beso Ricardo! Muchas Gracias!

Ricardo Baticón dijo...

Hola Susana!... si te gusta la época en la que transcurre esta película, si te gusta la obra de Vermeer, si además te gusta Colin Firth... ¿a que esperas a verla?... Nada, nada, apúntatela en tu agenda como prioridad cinematográfica a ver para el 2009!... y ya me dirás qué te pareció. Ah, y gracias por cederme a Scarlett, se agradece. SALUDOS!!